​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Ya has validado el producto y los primeros clientes se han subido al barco. Y ahora, ¿qué?

Llevas ya unos cuantos meses (sino años) capitaneando tu propio proyecto. Tras haber creado el primer (o primeros) producto mínimo viable (MVP), y haber alcanzado el product market fit (PMF), es la hora de demostrarle al mundo que tienes un producto que es rentable y escalable. Felicidades, has llegado a la fase early-stage y un nuevo actor entra en escena: los fondos de capital privado.

¿Qué es el capital privado? "El capital privado es una actividad desarrollada por entidades especializadas que consiste en la aportación de recursos financieros de forma temporal (3-10 años) a cambio de una participación de empresas no cotizadas con elevado potencial de crecimiento", definen desde la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (Ascri).

La aportación monetaria no es la única que realizan este tipo de entidades, sino que también aportan asesoramiento, profesionalización de los equipos directivos, know-how de otros sectores, etc. Cada entidad dispone de uno o más fondos con los que llevan a cabo estas actividades y de los que esperan obtener cierta rentabilidad (TIR). Dicha rentabilidad la obtienen a través de las desinversiones (exits).

En función de la fase de la empresa, podemos distinguir entre dos tipos de gestoras de capital privado: las que gestionan fondos de venture capital (VC) y las que manejan private equity. La finalidad de ambas es "contribuir al nacimiento, expansión y desarrollo de la empresa, para que su valor aumente". Centrémonos en el VC.

El Venture Capital es "la aportación de capital de una empresa que se encuentra en fase inicial o de desarrollo temprana", apuntan desde Ascri. Los objetivos de estas gestoras (que en España tienen nombre propio, como Inveready, Seaya Ventures, K Fund, Kibo Ventures o JME Venture Capital) suelen ser "empresas tecnológicas con un fuente componente innovador", sin histórico de resultados económicos y con un perfil de riesgo elevado (aunque menor que el de los Business Angels).

Ojo, porque el hecho de no tener histórico no implica que las gestoras vayan a financiar cualquier proyecto. De hecho, las métricas reales del negocio (también conocidas como unit economics) cobran más importancia que nunca.

En esta fase entran en juego las famosas siglas referidas a las ampliaciones de capital, como Serie A o Serie B. Normalmente (no es una ciencia exacta y cada maestrillo tiene su librillo), las primeras sirven para acabar de definir el modelo de negocio y de distribución y su tamaño es de entre 1 millón y 5 millones de euros. Las segundas ayudarán a la empresa a despegar con su estrategia de crecimiento y le reportarán de 6 millones a 10 millones de euros, aunque como ya hemos dicho con anterioridad, no es una ciencia exacta. La coyuntura económica, el sector o la trayectoria de los fundadores de la startup pueden hacer bailar estas cifras.

Por último, destacar tres puntos relacionados con los fondos de venture capital que son clave a la hora de cerrar una operación de este tipo:

  • Term sheet. Documento no vinculante en el que ambas partes establecen que están de acuerdo en los términos y condiciones antes de que se lleve a cabo la financiación. Incluye información como la valoración premoney y postmoney, el importe de la ronda o la liquidación futura de las participaciones.
  • Emisión de acciones preferentes. Durante las primeras rondas de financiación, lo habitual será emitir acciones preferentes para los inversores, que les permitirá optar a la liquidación preferente. Es decir, que en caso de que algo vaya muy mal (liquidación de la startup) o muy bien (venta o fusión), los inversores con acciones preferentes tendrán prioridad a la hora de liquidar su participación.
  • En 2018, los fondos de venture capital invirtieron 417 millones de euros en España y 510 operaciones. Los fondos internacionales realizaron 84 operaciones; los fondos nacionales, 340; y el resto quedó en manos de los fondos públicos.

startups early-stage

¿Tienes una startup y quieres dar el salto a la siguiente fase? La Fundación Innovación Bankinter te ayuda a llegar al siguiente nivel. Haz click aquí para conocer el programa Start-ups.

Artículos relacionados

Más en nuestra web