Emprendedores 13 Jul 2021

Estas son las claves del marketing digital que sigue toda startup de éxito.

El marketing digital para startups se posiciona como una de las claves para dar a conocer la empresa, generar comunidad, conocimiento de marca e ingresos.

¿Qué se necesita para impulsar una startup o para decidirse a invertir en ella? Mucho más que un garaje desde el que “levantar un imperio” y un golpe de suerte. Entre otras cosas, una buena estrategia de marketing digital para startups.

El marketing, junto a la contabilidad y las finanzas, es una de las cuestiones en las que los impulsores de estas empresas flaquean, como destaca el libro "Marketing para emprender’, del colombiano Alejandro Schnarch. El experto apunta a “la falta de objetivos y estrategia claros y precisos en marketing” y a la “falta de conocimientos del área” como algunos de los errores más comunes entre los emprendedores.

Y el marketing es, también, uno de los pilares señalados por la Fundación Entrecanales para impulsar una startup y atraer a los business angels. En su decálogo, esta organización subraya la importancia de “establecer canales de comunicación que posicionen a la empresa, difundan una buena imagen de marca y faciliten el conocimiento por parte de los inversores”.


Un sector en pleno desarrollo


El ecosistema startup no deja de crecer en España. Ni siquiera en el año de la pandemia: en 2020, la inversión en estas compañías emergentes marcó un récord histórico, con 336 operaciones, según datos del informe anual del Observatorio de Startups de la Fundación Innovación Bankinter. El volumen de capital sí se redujo ligeramente (un 11,3 %) en comparación con 2019, si bien superó los 1105 millones de euros.

Pero, si 2020 fue de récord en el total de operaciones, 2021 promete serlo en la cantidad invertida: solo en el primer trimestre del año se alcanzaron los 1080 millones de euros en 93 operaciones. Además, destaca especialmente la cifra aportada por inversores extranjeros, que fue de 683,7 millones de euros, un 611% más que en el trimestre anterior.

Con datos halagüeños como estos y casos de éxito en la mente como los de Glovo o Hotelbelds, dos empresas españolas que iniciaron su andadura como startups y en 2020 recibieron inversiones de más de 300 millones de euros, son muchos los que se plantean probar el agua de esta piscina. Es ahí donde entra en juego la importancia de una estrategia de marketing digital que permita que una buena idea llegue a todos los oídos adecuados.


Marketing digital para startups: un diseño a medida


Del mismo modo que una empresa emergente diseña un plan de negocio a su medida, atendiendo a sus recursos y objetivos, ese es el criterio que impera en los planes de marketing para startups.

Detenerse, reflexionar, conocer al consumidor y al producto y pensar en estrategias para conectarlos puede ser un buen punto de partida.
De hecho, es una de las recomendaciones de Lanzadera, la aceleradora de startups impulsada por Juan Roig, presidente de Mercadona, antes de diseñar un plan de marketing. Desde la incubadora de proyectos destacan que definir a un buyer persona, es decir, un arquetipo del cliente más allá de su posición socioeconómica, edad o género, es fundamental para el éxito de una estrategia de marketing, ya sea online u offline. Y esto nos lleva al siguiente punto.


De las redes sociales a los eventos

 

El concepto de marketing es muy amplio y abarca subsectores como el del marketing digital, el de guerrilla, el experiencial… ¿Por cuál apostar cuando los recursos destinados a la promoción a través de estas herramientas son limitados?

Siguiendo de nuevo la recomendación de Lanzadera, que ha impulsado decenas de proyectos desde su sede en Valencia, Marina de Empresas, la clave será definir al detalle a ese potencial comprador y el canal o medio en el que se encuentra. Y en el que nosotros, como startup, podemos encontrarlo.

Dado su bajo coste en comparación con el marketing más tradicional y la capacidad de segmentación que ofrece, el marketing digital se ha convertido en la gran apuesta de muchas startups. Ya sea a través de inversión en redes sociales para generar conocimiento de marca, trabajando el posicionamiento SEO o con campañas de anuncios en Google.

Pero no es la única vía para darse a conocer. De un tiempo a esta parte, el marketing experiencial gana enteros, como apunta esta reciente publicación del grupo de investigación GIGAPP de la Universidad de Alicante. El artículo académico sostiene que “las experiencias han ido cobrando protagonismo ante un consumidor cuyas decisiones tienen un fuerte componente emocional”.


En un mercado en el que la calidad y la funcionalidad “se dan por descontado”, el consumidor demanda marcas, productos y servicios “con los que pueda relacionarse incorporándolos a su estilo de vida”. Asimismo, las experiencias asociadas a esos eventos y, por ende, a las marcas y servicios, “favorecen la generación de vínculos” desde los que las empresas pueden construir relaciones duraderas con sus inversores. No se trata solo de seducir al cliente, sino también al capital.


En busca de inspiración


Cuando se piensa en invertir en startups o crear una de ellas, se busca también inspiración en forma de casos de éxito. El pasado mes de septiembre, LinkedIn publicó su listado de ‘Las 10 empresas emergentes más prometedoras de España’, en el que figuran desde proyectos dedicados al envío de flores a domicilio hasta otros de educación, software, alimentación u hostelería.


En lo relativo al marketing digital para startups, el combo de disrupción, gamificación e interacción con los usuarios y seguidores en redes sociales parece ser el ganador. Lo ejemplifica Pompeii, la firma de zapatillas fundada por cuatro amigos en el año 2014 que ha hecho de ese marketing online rompedor una de sus señas de identidad.


En la campaña de Black Friday de 2017, la marca tiñó su web de negro, de tal modo que los clientes podían adquirir sus diseños con un 40% de descuento… pero eligiendo únicamente la talla, no el modelo o el color. Eso sí, a través de un juego en redes sociales con su comunidad, seleccionó algunos productos para ‘iluminarlos’ durante unas horas. Hoy, Pompeii factura más de cinco millones de euros al año.

Artículos relacionados