La marca personal del fundador de una startups es un importante aliciente sobre el que sustentar la credibilidad de un proyecto, para atraer inversores, clientes y profesionales.

En cierta forma, cuando alguien se lanza a crear un proyecto que trasciende su propia persona, lo que parece lógico, a primera vista, es tratar de fomentar su conocimiento, la nueva marca. A fin de cuentas, es a lo que se va a dedicar muchos esfuerzos y el que va a ser el beneficiario de nuestro esfuerzo y trabajo. Cuando se construye un negocio nuevo, partiendo de cero, hay muchas tareas que realizar, muchos objetivos por alcanzar, y las prioridades se basan en el contexto. Con una lista interminable de tareas pendientes, la tarea de poner en valor el perfil personal, probablemente, no parezca prioritario. Incluso a algunos puede parecerle una muestra de narcisismo y egolatría. Pero, en realidad, los beneficios son mayores de lo que podría pensar: invertir en una marca personal puede ser clave para el reconocimiento general de su marca, ya que genera confianza y credibilidad en su nueva empresa incluso antes de que se lance.

¿Qué es una marca personal?

Esencialmente, debería definir su reputación online y offline como fundador. De ese modo, se trata de una combinación de experiencia, reputación y presencia en línea, todos agrupados bajo un mismo paraguas, que desea que vean los clientes potenciales. Los actores son contratados por eso, los autores obtienen ofertas de libros debido a eso y los fundadores pueden asociarse con inversores debido a su marca personal. En palabras del fundador de Amazon, Jeff Bezos: “tu marca es lo que la gente dice de ti cuando no estás en la sala”.

Un buen branding personal es una herramienta muy útil para generar confianza no solo en ti, sino en tu proyecto que está comenzando. Si se goza de un prestigio y de una buena reputación, es más fácil ganarse la confianza de los demás, tanto si se trata de inversores como de atraer a los mejores profesionales al equipo.

En general, la marca personal y una startup deben complementarse entre sí, en beneficio del cliente ideal, de los empleados e inversores potenciales. Y, sinceramente, comenzar a trabajar en esta línea es relativamente fácil. A continuación, podrás leer algunas claves que pueden guiarte.

Las redes sociales, una ventana al mundo: Todos, o casi, estamos en las redes sociales y en internet. Desde ahí se puede tomar contacto con muchos perfiles que nos interesan. Por ese motivo, crear y distribuir contenido valioso y accesible es una de las formas más efectivas de ganarte la confianza del público objetivo, ofreciendo información valiosa y alcanzar un buen prestigio. Publicar opiniones sobre desarrollos de noticias recientes, consejos para los consumidores, clientes, proveedores, y facilitar la interacción con otros reforzará ese perfil y la marca asociada.

Crear una red (y apostar por las colaboraciones): Es un elemento muy importante. Cooperar, colaborar buscar fórmulas para trabajar con otros, incluso si, en principio, son competencia. De hecho, en esta línea, se ha creado un nuevo término que refleja bien esta dinámica: coopetición. En cualquier caso, aunque en épocas como la actual puede parecer difícil, es algo que no debe dejarse de lado. Por eso, con otros, podemos participar en foros, organizar cursos y webinar para ofrecer información y conocimiento, crear contenido para otras webs… Las oportunidades son muchas, tantas como se puedan imaginar y poner en práctica.

Construir y cuidar una comunidad propia: Si colaborar con otros en espacios y foros ajenos a nosotros es importante, no lo es menos crear una comunidad en torno a la propia actividad, trabajo y proyecto. Se pueden aprovechar esos espacios para crear e impulsar una comunidad de este tipo y tener una marca personal. Esto se puede lograr dirigiéndose a un público y un nicho específico, en lugar de una audiencia grande y amplia, pero, sobre todo, de calidad. Herramientas son muchas para hacerlo posible, como, por ejemplo, los grupos privados de LinkedIn, o en otras redes sociales similares, favoreciendo la oportunidad de interactuar con ellos a diario, así como para que interactúen entre ellos. Otra posibilidad interesante es la de organizar reuniones virtuales, talleres o grupos de mentes maestras, para que pueda construir de forma remota relaciones valiosas con su audiencia, que a su vez podría convertirse en su primer pago. clientes.

 

Artículos relacionados

Más en nuestra web