​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 12 Feb 2020

Liquidation preference, el concepto que debes aprender antes de levantar financiación

Hay conceptos de inversión que son complejos, pero debes conocerlos porque pueden darte algún disgusto. Este es uno de ellos.

Si estás emprendiendo o incluso estás en proceso de levantar una ronda de financiación, habrá muchísimos conceptos de inversión que ya conozcas: el pacto de socios, la dilución, las stock options, las formas de recompra de acciones, los descuentos para actuales o futuros inversores… Pero hay un concepto de inversión que no todo el mundo conoce y te conviene conocer más pronto que tarde.

Se trata de las liquidation preferences, una cláusula de inversión que debes sopesar si utilizar. Las liquidation preferences son una opción justa y legítima, pero procura recurrir a ellas con responsabilidad. Así funcionan:

  1. Formalización. En cualquiera de las rondas de financiación que lleves a cabo, uno de tus inversores puede solicitar tener una liquidation preference. ¿Qué significará eso? Que, en caso de liquidación o venta de la compañía, él será el primero en cobrar el dinero que se esté obteniendo en ese momento.
  2. Ejecución. Si unos años más tarde, efectivamente, acabas vendiendo tu compañía, el socio que tenga liquidation preferences será el primero en cobrar. Además, en las condiciones habréis pactado cuánto debe cobrar: normalmente se le garantiza 1x de su inversión, pero esta cantidad podría cambiar. Una vez que dicho inversor haya cobrado su dinero, los demás cobraréis el vuestro.

Claro, imagínate que tu startup solo ha levantado 2-3 millones en financiación y se acaba vendiendo por, supongamos, 50 millones. Todos contentos, ¿verdad? Las liquidation preferences darán totalmente igual ya que todo el mundo podrá recuperar su dinero y multiplicarlo con creces. Pero, ¿y si no pasa eso? ¿Y si el dinero de la venta no iguala las cantidades previamente invertidas?

Si piensas que una liquidation preference no puede ocasionarte un dolor de cabeza, debes conocer la historia de Lane Becker, fundador de la startup norteamericana GetSatisfaction, fundada en 2008 en San Francisco. La compañía fue generando bastante interés entre diversos fondos de inversión, con lo que pronto consiguió levantar 6 millones de dólares para seguir creciendo.

El negocio seguía funcionando, así que en 2011 los inversores metieron otros 10 millones de dólares en la compañía. En esta segunda ronda, la compañía alcanzó una valoración de 50 millones de dólares y hubo algunos inversores que obtuvieron liquidation preferences. Y eso fue lo que acabó con Lane Becker.

En 2015, Sprinklr compró GetSatisfaction por nada menos que 50 millones de dólares. Un gran negocio, ¿verdad? Pues sí… y no. En la anterior ronda, Becker se diluyó lo suficiente y dio demasiadas preferencias de liquidación, con lo que, en caso de venta, él sería el último en cobrar. ¿El resultado? Nuestro emprendedor no vio un solo dólar de una operación millonaria. Si piensas que este tipo de cosas no pueden pasarte a ti, piensa en el pobre Lane Becker y revisa bien tus rondas de financiación antes de llevarlas a cabo. Tu startup, sin duda, te lo agradecerá.

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Neurociencia

    Tendencia que analiza como la neurociencia nos ayudará a conocernos mejor, mejorar nuestras capacidades intelectuales, sanar enfermedades o la posibilidad de conectar nuestro cerebro con máquinas.