​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

En la crisis del Covid-19, numerosas startups han destacado por ofrecer soluciones a los problemas provocados la pandemia. Conoce cómo los chatbots de Landbot han contribuido a frenar los efectos de la pandemia.

Entrevistamos a Jiaqi Pan, CEO y fundador de Landbot, startup participada por el programa Startups de la Fundación Innovación Bankinter, para conocer cómo afronta Landbot la crisis provocada por el Covid-19.

Landbot es una startup tecnológica especializada en chatbots, una herramienta eficiente para ayudar a las empresas a comunicar con sus clientes. Por su escalabilidad y eficiencie, los chatbots se han convertido en un elemento clave para la comunicación de las empresas y organizaciones en tiempos del Covid-19. Una vez más, la tecnología y las startups ofrecen herramientas para la solución de esta crisis.

 

Como nos cuenta Jiaqui, cuando comenzó la crisis del coronavirus, en Landbot tomaron dos decisiones sobre la operativa de la startup respecto a:

  1. Conocer cómo afectaba la crisis a la propia startup. Pronto descubrieron que la crisis del coronavirus no les afectaba demasiado, incluso su servicio era más necesario y demandado que antes. Llegaron, de hecho, a aumentar su facturación.
  2. Averiguar cómo podía ayudar Landbot a paliar los efectos de la crisis, ofreciendo sus chatbots a organizaciones médicas u organizaciones sin ánimo de lucro a mejorar su comunicación con las personas afectadas por la crisis. De esta idea, nació la colaboración con organizaciones como Cruz Roja o Médicos sin Fronteras, creando un chatbot que ayuda a gestionar las emociones de las personas ante el Covid-19.

Para Jiaqi, la tecnología es un medio, una herramienta que ayuda a que las personas sean más eficientes, pero en crisis como la provocada por el Covid-19, es necesario un apoyo gubernamental global para potenciar una pronta recuperación. La clave está en que las personas recuperen la confianza y sus comportamientos de consumo y de vida.

En este sentido, las startups pueden contribuir como cualquier empresa y organización, aunque con la ventaja de ser más ágiles para llevar a cabo cambios rápidos que tengan un impacto más inmediato.

El CEO de Landbot asegura que las startups se han encontrado en un momento “de guerra” donde la prioridad ha sido sobrevivir, y a partir de ahí, contribuir a que la situación global mejore, redundando en el beneficio de todos.

Si quieres conocer al resto de nuestras participadas, accede haciendo click aquí.