​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 13 Feb 2019

Emprender en delivery: el impacto en el PIB de las plataformas digitales supera los 643 millones

Por primera vez se conoce la contribución al PIB de las plataformas delivery en España.

¿Qué tienen en común plataformas digitales como Glovo, Uber Eats, Deliveroo, Just Eat o Stuart? Más allá de competir intensamente en el sector delivery en España y de inundar las calles del país con sus conocidas mochilas de reparto, por primera vez se conoce su contribución al Producto Interior Bruto (PIB) del país: más de 643 millones de euros.

No ha pasado ni una década desde que estas empresas iniciaran operaciones en España, pero se les atribuyen hasta 14.337 puestos de trabajo de la cadena de valor de restauración y comercios en 2018, según el informe "La contribución económica de las plataformas de delivery en España", elaborado por Afi para Adigital.

La facturación agregada de los jugadores online se sitúa ya en 555 millones de euros, es decir, un 15% sobre la facturación total del negocio de la comida a domicilio. El informe no proporciona nombres concretos, pero entre estas plataformas digitales de delivery hay empresas con cara y ojos. Una de ellas es Glovo, startup made in Spain que ha cautivado a inversores como Rakuten (socio también de Cabify) o AmRest (dueño de La Tagliatella), y que en 2018 tenía previsto ingresar 80 millones de euros.

También destaca Just Eat, que aterrizó en España en 2010 y que, por tanto, es uno de los players más longevos en el sector. El grupo consiguió un mayor bocado del pastel de la comida a domicilio al hacerse con la española La Nevera Roja, antes en manos de Rocket Internet. La competencia se intensifica con la británica Deliveroo y con la estadounidense Uber Eats, que empezaron a operar en el país en 2015 y 2017, respectivamente. El desembarco de Stuart, que pertenece al gigante GeoPost, se produjo en 2016.

La intensa competencia en el sector y la necesidad de obtener un elevado volumen de financiación hasta que el negocio sea rentable, entre otros motivos, ha provocado que otras startups se hayan quedado por el camino. Es el caso de Take Eat Easy, que cerró sus puertas en 2016 por falta de financiación; o de Jinn, que en 2017 anunció su cierre definitivo.

Revolución del delivery

¿A qué se dedican estas plataformas digitales? Básicamente, las plataformas delivery ejercen de intermediarias entre comercios o restaurantes y los clientes finales. Su relación con los clientes puede ser B2B (business-to-business), B2C (business-to-consumer) o B2B2C (business-to-business-to-consumer). Además de ofrecer sus servicios tecnológicos, pueden proporcionar el servicio de reparto (o no).

La propuesta de valor de cada compañía es diferente, pero los beneficios que presentan para restaurantes y comercios son un mayor impacto publicitario, una app para la gestión de pedidos, la sustitución del efectivo por pagos digitales y la entrada a un mercado potencial más amplio, según resume el informe. Todos estos servicios están ligados al pago de comisiones por parte de los comercios (variable, desde un 14% hasta el 35%) y por parte de los propios usuarios (hasta 6,50 euros).

Para los usuarios, las ventajas más claras son: ahorro de tiempo y acceso a una oferta más variada. El tiempo medio de entrega de un pedido de delivery era de 28 minutos el año pasado, frente a los 65 minutos asociados a hacer la compra o a los 87 minutos que dedicamos a preparar la comida y limpiar la cocina.

Más allá de los efectos sobre restaurantes o consumidores, este tipo de empresas está empezando a revolucionar el sector de la restauración. Prueba de ello es el nacimiento de compañías como Keatz, que está desarrollando una red de restaurantes virtuales que se dedican exclusivamente a preparar pedidos para entregas a domicilio. Sus locales no están abiertos al público y su oferta gastronómica está totalmente orientada al delivery.

Las propias plataformas digitales de delivery también están explotando este concepto con cocinas en los que los establecimientos asociados pueden producir pedidos únicamente para la entrega a domicilio. Glovo lo está probando con Cook Room, y Deliveroo con Editions.

Objetivo 2020: contribución al PIB de 2.227 millones

Si bien la evolución de las plataformas digitales de delivery en España ha ido acompañada del debate sobre si su red de repartidores son autónomos o falsos autónomos, su crecimiento ha sido imparable. En apenas dos años, el número de clientes finales ha escalado de 1,28 millones en 2016 a más de 3,24 millones en 2018.

A su vez, los establecimientos que han recurrido a los servicios de estas compañías casi se ha triplicado (de 11.509 a 31.322), y el número de pedidos a cierre del año pasado estaba cerca de los veinte millones. Todo ello ha contribuido a que la facturación de estos grupos se haya disparado de los 215 millones de 2016 a los 555 millones de 2018.

Fuente: "La contribución económica de las plataformas de delivery en España"

Los datos reflejan que las plataformas digitales han más que duplicado su crecimiento en España, pero aún tienen mucho terreno por recorrer, especialmente si se compara su evolución con nuestros vecinos europeos. En Reino Unido, la penetración de los players online del delivery en 2017 (últimos datos disponibles) era del 49,1%; en Países Bajos este porcentaje se situaba en el 32,7%, y en Dinamarca alcanzaba el 27,4%.

En el horizonte 2020, el negocio de las plataformas continuará viento en popa. A mayor nivel de ingresos, mayor será su impacto en el PIB de España, con una contribución de 2.227 millones de euros y con un incremento considerable del empleo, hasta superar los 50.000 puestos de trabajo el próximo año. Para este año, el impacto estimado será de 1.703 millones de euros.

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Inteligencia Artificial

    Tendencia que analiza cómo la Inteligencia Artificial mejorará aspectos de nuestra vida cotidiana como la educación, la salud o el trabajo.

  • Rafael Puyol
    Rafael Puyol

    Director del Observatorio de Demografía en IE