​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Future Trends Forum 07 Jun 2019

“El 5G y la conectividad inteligente nos ponen en la cúspide de la transformación digital”

Entrevista a John Hoffman, CEO de GSMA y experto del Futrue Trends Forum sobre las nuevas tendencias en la Industria móvil.

John Hoffman es el CEO de GSMA, la principal organización de la tecnología mócil, que tiene más de 800 operadoras de telefónica móvil asociados el GSMA se dedica a la noramliación, implementación y normalización de las nuevas tecnología móviles. Y organiza anualmente el Mobile World Congress (MWV), principal evento global de esta potente industria que lidera gran parte de la innovación actual. 

John HoffmanEn febrero se celebró otra edición del Mobile World Congress (MWC). ¿Cuáles crees que fueron las principales novedades del congreso? ¿Los dispositivos, las tecnologías, el ecosistema…? 
John Hoffman: Mira, probablemente no soy el más indicado para hablar del MWC, porque no me da tiempo a ver mucho. Pero sé que el tema más destacado de este año ha sido la conectividad inteligente. La conectividad inteligente describe el momento actual. Estamos a punto de conectar el 5G y el Internet de las Cosas (la parte de conectividad) con la inteligencia artificial y el big data (la parte de inteligencia). Fue realmente una promesa para el futuro, que será el resultado de la transformación que vivimos hoy en día. Empezamos de manera muy sencilla con simple comunicación por voz y de ahí pasamos a la comunicación por datos (mensajes, descargas y cosas básicas). Con el 4G pasamos a la comunicación por vídeo a una velocidad relativamente alta, pasamos de que la gente se comunicara no sólo por voz sino visualmente.
Y ahora con el 5G y la conectividad inteligente realmente estamos en la cúspide de la transformación digital. La transformación digital comenzará bastante despacio, estará reservada para las principales zonas urbanas porque el 5G es muy caro. En cuanto a las frecuencias donde tendrá lugar el 5G inicialmente, cuanta más alta la frecuencia que la cobertura geográfica, por lo que la densidad debe ser mucho mayor. 

Se trata de una actualización del software y el hardware bastante drástica. La transformación digital empezará en un principio en las grandes ciudades y conforme haya más presupuesto disponible se irá extendiendo a las zonas rurales también, pero va a llevar tiempo. China tendrá probablemente la mayor implementación a gran escala, EE.UU., Europa parece estar esperando a ver qué pasa. 

¿Qué relación tiene la industria móvil con otras tendencias en innovación, por ejemplo, con el Internet de las Cosas? ¿Qué rol desempeña en tu industria respecto a otras tendencias? 
John Hoffman: Creo la industria móvil va a volverse muy dominante en todo el planeta. Uno de nuestros eslóganes es conectar todo y a todos con un futuro mejor. Ya hemos conectado a mucha gente, a más de 5.000 millones de personas que tienen acceso a la comunicación móvil, pero la verdadera promesa del futuro es conectarlo todo con redes móviles. Ya tenemos inteligencia integrada en nuestros ordenadores con los que trabajamos hoy en día, pero la idea es integrar la inteligencia en productos electrónicos, redes eléctricas, sistemas hidráulicos, obviamente en la industria del transporte, etcétera. También en el caso de dispositivos médicos, cualquier cosa en la que se pueda poner un transistor debería estar conectada y así lo estará. 


El 5G proporciona algo más que una simple mejora gradual. ¿Cómo crees que será su adopción en comparación con los cambios tecnológicos anteriores, como el 3G al 4G? ¿Crees que el 5G se implementará más rápido que el 4G o crees que aún hay obstáculos que solucionar? 
John Hoffman : Yo viví la implementación del 1G, el 2G, el 3G y el 4G; algunas fueron muy complicadas, pero la del 5G es probablemente más difícil que todas las anteriores juntas. El desarrollo no es muy complicado, es el mismo sistema que antes, una serie de antenas. De hecho, será un poco más sencillo porque la infraestructura es más pequeña y también más ligera. Hay que tener muchos más despliegues, pero eso también es sencillo.
El software va bien encaminado, así que la arquitectura en sí es muy prometedora, a pesar de estar en su fase temprana. Hemos visto velocidades de descarga de 1.2G y 1.4G. Aún estamos en los inicios respecto a los dispositivos, la capacidad de los dispositivos de conectarse sin problemas a las redes es muy prometedora.
Hemos visto prototipos preliminares que son casi la realidad comercial de los dispositivos. Y la gente va a poder conectarse, aunque aún tenemos algunos problemas. Cada vez que pasamos a un nuevo G, los dispositivos tardan en desarrollar capacidades que les permitan ser comerciales y convencionales. La omnipresencia, la escala, es lo que ha funcionado genial con las tecnologías anteriores. Los precios bajan, al bajar los precios aumentan las opciones del consumidor, todos son competitivos y los mejores productos son los más exitosos.
Pero si la historia se repite, cuando empecemos con esta nueva generación tendremos problemas con el tamaño, con el factor de forma, con la batería. La tecnología de las baterías no ha seguido el mismo ritmo que otros avances tecnológicos. Tenemos ordenadores muy, muy potentes de los que dependemos de que utilizan una cantidad ingente de energía, y la tecnología de las baterías ha evolucionado, pero no lo suficiente. A lo largo del día siempre tenemos que recargar, y conforme aumenten las comunicaciones mediante 5G, la tecnología de las baterías tendrá que seguir evolucionando.
Digamos que resolvemos todos estos asuntos, que ya se está trabajando en ellos y que confío plenamente en que dejarán de ser un problema. ¡Queda el precio! Siempre que pasamos a algo que aún no está disponible a gran escala, el precio es muy alto en comparación con lo que vemos hoy en día. También evolucionan los factores de forma.
Se presentaron los primeros dispositivos plegables prácticamente en las mismas fechas que se celebró el MWC o un poco antes. Samsung iba a lanzar su dispositivo en unas semanas, y ahora parece que se ha retrasado la fecha debido a unos problemas de producción. Pero no es la única empresa que va a cambiar el factor de forma. Todos los fabricantes están trabajando en pantallas wearable, pantallas flexibles, etcétera, y todo eso cambiará nuestro modo de interactuar con los dispositivos.
Y lo que realmente cambia las reglas de juego por completo es el paso al Internet de las Cosas, al big data y a la inteligencia artificial, que empiezan a integrar la conectividad en todo, a interactuar con ella y a permitirle a su vez interactuar y aprender. No hemos hecho tantas cosas con el 4G. Como ya he dicho, el 4G era lo que yo llamo tecnología de vídeo, que permitió por primera vez interactuar mediante vídeo en lugar de solamente por texto. El 5G es lo que va a revolucionar la industria, porque no sólo vamos a tener vídeo, sino vídeo interactivo.
Y, como has mencionado anteriormente, la baja latencia tendrá un impacto tremendo. Una de las cosas que me encantaron del MWC en Barcelona fue la primera cirugía en remoto mediante 5G. El Dr. De Lacy, del Hospital Clinic, utilizó una red 5G para demostrar lo revolucionario que será para la atención sanitaria. Si no me falla la memoria, según las estadísticas el año pasado no se llevaron a cabo 135 millones de procedimientos médicos porque los profesionales médicos no tenían las capacidades adecuadas para realizarlos. Lo que el Dr. De Lacy mostró en tiempo real en una red 5G fue cómo, gracias a la baja latencia, un cirujano podía asistir a otro desde ubicaciones diferentes. Tal y como él lo describió, antes era posible mediante el 4G, tomando capturas de pantalla y mandándoselas el uno al otro, pero mientras el cirujano sigue adelante, los órganos internos se mueven, y la posibilidad de tener baja latencia o ninguna latencia en las interacciones en tiempo real con el quirófano es muy emocionante.
Hizo la demostración y estábamos todos conteniendo la respiración, porque las redes 5G no son aún demasiado estables en muchos sitios, y definitivamente no eran muy sólidas en Barcelona. El paciente no estuvo en ningún momento en peligro real porque el compañero del Dr. De Lacy estaba operándole y no necesitaba ayuda alguna. Pero lo que demostró es que, en el futuro, a una persona con menos destrezas podría ayudarle alguien más. O quizás el año que viene mostremos que ni siquiera hace falta un cirujano y se hace todo en remoto. Así que en eso estamos, las posibilidades para la asistencia médica en todo el mundo son enormes, especialmente para los países en vías de desarrollo donde no hay tantos médicos. Este tipo de transformaciones es lo que nos ofrecerá el 5G, especialmente el sector del Internet de las Cosas. 


Esta pregunta tiene que ver con la inversión no sólo en los dispositivos en sí, sino en las redes que tenemos que desplegar. En comparación con los cambios tecnológicos que supusieron el 3G o el 4G, ¿crees que la industria está dispuesta a invertir del mismo modo? ¿Cree que hay otros retos? ¿Cómo compararías la situación con ocasiones previas? 
John Hoffman: Sí que creo que la industria está dispuesta a invertir. El problema actual es que la gente no ve la rentabilidad real de su inversión. ¿Cómo ganar dinero invirtiendo? En el caso del 5G, la inversión es altísima. Sin embargo, se dijo lo mismo cuando pasamos del 1G al 2G, cuando entramos en la era digital, “no vamos a poder recuperar nuestra inversión de ninguna forma”, y ¿sabéis qué? Nos fue bastante bien. 
El salto del 2G al 3G fue bastante grande, el del 3G al 4G fue grande y caro, y hay muchos países y muchos operadores a los que les va bien con el 4G. No a todos, porque algunos pagan sumas enormes por el espectro. Eso seguirá pasando con el 5G al entrar en bandas más altas. Pero donde el 5G va a ser realmente caro es en el número de puestos base o unidades de transmisión. Ya no son puestos base, pueden ser unidades de transmisión relativamente pequeñas ubicadas en oficinas, postes… no como anteriormente, con el 2G, el 3G e incluso el 4G. Conforme pasemos a espectros con frecuencias más altas, se necesitarán decenas de millones de unidades de transmisión, y eso aumenta el coste. Así que la pregunta es ¿cuál será la aplicación estrella (killer app)? Primero fue la voz, luego los datos, luego el vídeo… se dice que el vídeo fue matador para las inversiones, porque la gente lo utiliza muchísimo y se necesita mucha capacidad para proporcionarlo. Monetizarlo no ha sido fácil, pero los operadores han tenido su oportunidad. La mayor parte de la monetización vino de la mano de algunas de las grandes empresas globales, las que se consideran de libre transmisión, los Googles y los Facebooks más recientes. La pregunta es qué nos depara el 5G y quiénes van a ser los protagonistas. Aún no lo sé. 


¿Y crees que la industria automotriz, con vehículos conectados, podría ser esa killer app, no a corto plazo sino a medio plazo? 
John Hoffman : El sector del transporte ha estado muy interesado en nuestros programas últimamente, muchas empresas automotrices participaron en el MWC 2019 el pasado febrero. Hay gente que me ha dicho que las muestras de coches son algo del pasado, y que los eventos tecnológicos como el MWC y las muestras de productos electrónicos son el futuro. Creo que tienes razón, creo que un sector del transporte conectado, sin conductores, basado en el big data y en la inteligencia artificial va a tener un gran impacto en nuestro sector, sin lugar a dudas. No me cabe duda. 


¿Crees que el actual despliegue de la fibra podría ser un problema para el despliegue del 5G o lo ves como un suplemento? 
John Hoffman: Un súper suplemento. La posibilidad de tener un tendido de fibra tan grande como sea posible y luego conectar el último metro o medio kilómetro o lo que sea por el aire es realmente ventajoso; los proveedores tendrán que depender de un ancho de banda extremadamente alto y de gran calidad, como la fibra, para soportar todo el sistema. Podemos hacerlo, pero muchísima gente lo utilizará, y económicamente las vías aéreas tienen un límite. España está en una posición muy buena debido a su alta implementación de fibra; va a ser un gran suplemento al 5G.  


El Future Trends Forum versó sobre tecnología móvil hace diez años ¿cómo ha sido el crecimiento de estas tendencias en estos diez años? ¿Cómo serán los próximos 10? 
John Hoffman: A nivel de inversión, los últimos diez años han sido bastante importantes. Nos pasamos al 4G un poco antes de lo que la gente esperaba, pero fue una transformación relativamente sencilla. Hubo que construir unos cuantos sitios, pero no fue tan drástico como en el caso de las generaciones previas. Fue una transformación relativamente sencilla.
 Después, vino el sector del vídeo, y ahora hemos visto las ventajas de ser capaces de comunicarnos. Si echamos la vista atrás no diez años ni cinco, sino tres, esta entrevista no estaría ocurriendo por vídeo-conferencia, sino por audio. En el mundo de hoy en día todo es vídeo, la comunicación entre nuestras oficinas la hacemos por vídeo. Y esa transformación ha cambiado significativamente el modo en que vivimos y trabajamos.
Nos descargamos la comunicación, ya no nos impulsa una pantalla de televisión, sino la cuarta pantalla, la pantalla del móvil. Es una transformación reciente, definitivamente de los últimos diez años
.
Creo que la clave es cómo serán los próximos diez. Por suerte, soy lo suficientemente mayor como para no tener que preocuparme por la próxima década, al menos de manera activa; estaré en el lado del consumidor más que en el del proveedor. Creo que es muy emocionante, soy un optimista y pienso que la gente inteligente que trabaja por todo el mundo averiguará qué hacer con todo esto. La monetización y la inversión van a ser esenciales, y la pregunta es cómo invertirá la gente su dinero para obtener un rendimiento; el modelo de negocio probablemente tenga que cambiar. Aún hay que decidir cómo será esa transformación de pasar a pantallas cada vez más pequeñas, cómo será el flujo de dinero y quién se llevará una parte de la propuesta de valor. 

 

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Ciudades disruptivas

    Esta tendencia analiza la evolución de las ciudades en la próxima década, convirtiéndose en ciudades inteligentes y disruptivas.