​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 02 Dic 2019

España, polo tecnológico: atrae más de 1.340 millones de dólares en 2019

Barcelona y Madrid se alzan como los dos principales hubs tecnológicos del país, concentrando el 89% del capital invertido en el sector.

El idilio entre el negocio de la tecnología y España continúa su camino. En 2019, los proyectos tecnológicos del país han conseguido atraer 1.340 millones de dólares de financiación, una cifra nada desdeñable que coloca al país en la sexta posición del ránking europeo. 

En su conjunto, las empresas europeas del sector tecnológico ha marcado récord al lograr una financiación superior a 34.300 millones de dólares, un 39% más respecto al año anterior, según se desprende del último informe de Atomico, State of European Tech 2019. 

“La tecnología europea continúa destacando en la economía global a pesar de que este año el foco mediático se ha instalado en las turbulencias de los mercados tecnológicos”, explica Tom Wehmeier, responsable del informe y head of insights en Atomico. El directivo insiste en que pocos habrían podido imaginar el progreso de las empresas tecnológicas en los últimos cinco años y que éstas representan uno de los motores económicos de la región.

En España, la evolución del capital obtenido por parte de las empresas entre 2018 y 2019 ha quedado estancada, disminuyendo un leve 0,17%. A lo largo del año se han firmado 277 operaciones, 25 menos que en 2018. La megarronda de Glovo, que recibió 186 millones de dólares para expandir su negocio y reforzar su equipo, se cuela entre las veinte mayores rondas de empresas europeas de tecnología.

Analizando las inversiones en tecnología en Europa, vemos que las empresas españolas de los sectores transporte y alimentación concentran el 15% y el 10% del capital invertido en estos dos verticales. Les siguen las fintech (que aglutinan el 2% de la inversión europea en éste sector), los proyectos del ámbito health (2%), soluciones de software corporativo (4%) y energía (3%).

Madrid y Barcelona: focos tecnológicos

El informe ha identificado tres hubs tecnológicos en nuestro país: Madrid, Barcelona y Valencia. Los dos primeros concentran gran parte del capital invertido en 2019, con 509 millones de dólares en la capital y 688 millones de dólares en Barcelona. Sólo este último año han nacido 437 compañías en ésta última, mientras que en Madrid se han fundado 314 empresas.

La capital catalana también se ha convertido en la tercera ciudad preferida por los emprendedores para fundar su startup. Al buen tiempo, al potencial de las universidades y a la presencia de inversores internacionales se suma que el coste medio asociado a poner en marcha una empresa con unos treinta empleados en Barcelona es de 1,85 millones de dólares al año.

A modo de ejemplo, el coste de arrancar una compañía del mismo tamaño en Bay Area (San Francisco) asciende a 3,85 millones de dólares, seguido por Londres (2,80M$) y Copenhague (2,73M$). Las cifras de Barcelona se asemejan mucho a las de Madrid, donde sería necesaria una inversión anual de 1,80 millones de dólares.

En términos de talento -uno de los principales quebraderos de cabeza de los emprendedores del país-, el informe de Atomico contabiliza un total de 323.000 desarrolladores (frente a los 308.500 del año anterior) en España. Pese a ello, el aumento de profesionales del sector ha ido acompañado en un incremento de vacantes en las empresas.

De hecho, la formación en este ámbito continúa siendo una asignatura pendiente: España tiene 3 investigadores y 7 desarrolladores por cada mil habitantes, muy lejos de Dinamarca, que lidera la clasificación con 8 investigadores y 17 desarrolladores por cada mil habitantes.

Tres prioridades para el sector tecnológico

La encuesta realizada por los autores del informe a más de 1.200 fundadores de startups tecnológicas pone de relieve la necesidad del sector de avanzar en tres ámbitos: simplificar las regulaciones de empleo, armonizar la regulación tecnológica en Europa e impuestos más favorables a las ganancias de capital.

El informe también revela cuáles son las principales preocupaciones del sector tecnológico. La primera de ellas es la desinformación, que requiere de la máxima atención por parte de los reguladores europeos según los fundadores encuestados. Le siguen el avance de la inteligencia artificial y la privacidad de los datos y su gestión.

Artículos relacionados

Más en nuestra web