Aprender de las experiencias previas de otros puede ayudarte a que tus proyectos sean más fuertes y viables. Aquí te contamos algunas de las enseñanzas que podemos obtener de las startups exitosas.

Son muchas las startups que se han creado en los últimos años. Tantas que, probablemente, nunca podamos conocer el número exacto. Algunos de estos proyectos han sido rotundos fracasos y otras startups exitosas. Sea como fuere, cada una de ellas tiene su propia historia y de ellas, cualquiera que quiera lanzarse a crear una nueva, puede aprender. Podemos descubrir y utilizar los puntos positivos y negativos de estas startups, y también podemos beneficiarnos de sus lecciones en la vida. Las empresas emergentes tienen las mejores historias para comprender la importancia de la esperanza y el esfuerzo, por lo que no hay ninguna razón por la que no podamos usarlas en nuestros propios proyectos. En este artículo vamos a intentar compartir contigo cinco lecciones importantes que podemos aprender de proyectos que han sido un éxito.

Nuevas ideas

A nadie nos gustan los problemas y las dificultades. Pero no hay ningún motivo para ocultar que a veces las dificultades son una buena señal. Si miramos las vidas de las personas exitosas, encontraremos que, en muchos casos, han realizado grandes esfuerzos en sus vidas. En estos contextos de dificultad es cuando aparecen nuevas ideas, y es que es estas circunstancias es cuando el ingenio se agudiza para encontrar soluciones. Si aún no has comenzado con tu startup, es posible que surjan ciertos miedos o que pienses que no estás preparado para hacer frente a los problemas. Sin embargo, recuerda que es en estos momentos cuando surjan grandes ideas que te permitirán avanzar.

Confianza

Las historias de startups exitosas tienen muchas cosas en común. Entre ellas, la confianza y la cooperación. Es cierto que puedes ser el único autor de una gran idea, pero también que en muchas ocasiones trabajar o colaborar con alguien puede maximizar las posibilidades de éxito. Muchas personas pueden iniciar su propio negocio con la ayuda de familiares y amigos, pero un negocio exitoso mantendrá a quienes confían en su desempeño.

Si decides contar y colaborar con alguien, la mejor forma de hacerlo es escuchándole y tener confianza. Eso no significa que lo hagas de forma ciega, pero sí que le dejes trabajar, que atiendas sus sugerencias y que, cuando se lleguen a conclusiones, se comparen los resultados.

Negocios rentables

Soñar con una gran idea es divertido, todo negocio exitoso empieza por soñar y no hay duda de ello. Pero todo sueño, para materializarse, requiere acción real. Quizás a todos les gustaría que sus ideas se desarrollaran más rápido y disfrutar de su éxito. Pero no olvides que dar pequeños pasos es mucho más realista y es la forma de evitar frustraciones, y conseguir así un negocio rentable. 

Para el primer paso, traslada tu idea a un papel y añade todas las ideas y comentarios que te surjan. Recuerda que una pequeña idea puede resultar ridícula pero al final puede volverse muy brillante. Después, establece tus principales objetivos e intenta dividir cada una de las metas principales en metas pequeñas. Da pasos tan pequeños que no parezca aterrador hacerlos. De esta forma, le resultará más fácil y divertido hacerlo.

Idea innovadora

Sentir miedo no es algo malo porque lleva aparejada algunas dosis de necesaria cautela. Cuando una idea innovadora viene a la mente en todos los sentidos, puedes pensar que es completa y aplicable, pero tal vez no. El fracaso es parte del proceso que conduce al éxito, y muchas veces la forma de llegar al éxito es aplicando la fórmula del ensayo-error. Es posible que una idea no tenga el efecto deseado en el momento de la operación, y en ese momento cuando hay que analizar los errores y las dificultades y, si es necesario, realizar los cambios oportunos, ya sean superficiales o muy profundas.

Evalúa para superar los desafíos

No lo olvides, concebir la idea es solo el primer paso para el éxito de una startup, pero el proceso, obviamente, no se detiene ahí. Revisar las historias de startups exitosas nos enseña a apuntar y esforzarnos constantemente para lograrlo, quedarse quieto equivale al fracaso. Por tanto, debes ver los desafíos como una oportunidad. Si tienes un gran rival que se ha estancado o que ha encontrado dificultades, ¿por qué no deberías estudiarlo para aprender de sus éxitos y cómo compensa sus debilidades? Un negocio exitoso significa casi siempre que es el resultado de muchos errores, grandes y pequeños, que se han corregido. La evaluación crítica y constante hará que puedas aprovechar cualquier oportunidad de mejorar.

En conclusión

Aprender y mejorar a partir de las experiencias de otros no solo es recomendable, sino necesario. La humanidad ha logrado progresar así, aprovechando cada avance alcanzado en momentos anteriores. Sin duda, una de las grandes diferencias del ser humano con otros seres es, precisamente, la capacidad de transmitir experiencias a través de palabras y textos, y aprender de ellos. Así que no lo dudes y aprovéchalo, será más fácil conseguir una startup exitosa.

 

Artículos relacionados

Más en nuestra web