​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 13 Mar 2020

Estos son los 5 errores más comunes al iniciar una startup (y cómo evitarlos)

En sus primeros pasos, muchas startups cometen errores que les hacen descarrilar de la vía hacia el éxito. Identificarlos puede ser la línea que separe el éxito del fracaso.

Muchas de las startups que cada año aparecen con la firme voluntad de revolucionar el mercado, fracasan en poco tiempo. Esta es la cruda realidad, aunque a veces se obvie, que envuelve el sector de las startups. Sin embargo, la buena noticia es que en muchos casos, estos fracasos provienen por algunas causas que se pueden revertir. Aquí contamos algunos de los errores más comunes que cometen las startups en sus primeros pasos y algunas sugerencias sobre cómo superarlos:

1. Poca diversidad en los equipos

El error más común que cometen los fundadores al comenzar es contratar a personas con las mismas, o similares, características y habilidades que ellos poseen. Esta forma de actuar supone un sesgo inconsciente, ya que sin personas que desafían el pensamiento del fundador, las compañías no pueden identificar nuevas oportunidades o detectar riesgos hasta que sea demasiado tarde, algo fundamental en las startups. Por tanto, para evitar este error tan común, es aconsejable no solo atraer el mejor talento, sino que sea diverso, tanto en ideas como en capacidades.

2. Buscar (y lograr) financiación de capital de riesgo antes de tener los objetivos claros.

Es cierto que existen muchas fuentes de financiación para una startups. Sin embargo, esto no debe suponer que una startup que está dando sus primeros pasos deba hacer uso de esa posibilidad. Tanto la velocidad como la coyuntura son importantes, por lo que es mejor esperar a que sea dé el momento adecuado, en el que ya se tienen claros los objetivos y los pasos siguientes, para evitar una presión excesiva que pueda llevar a cometer errores.

3. Conducen el desarrollo de productos en un vacío

Es frecuente que cuando surge una idea aparezca una sensación de euforia, que en muchos casos es excesiva. Esto puede dar lugar a apresurarse sin tomar las precauciones oportunas ni realizar ningún tipo de análisis sobre la viabilidad y el interés del proyecto. En ese contexto, desarrollar productos sin ninguna validación del cliente o pruebas A/B puede ser desastroso.

Una buena posición para evitar las consecuencias asociadas a estos errores es que las startups traten de encontrar un cliente alfa y configurar un producto que sirva para resolver un problema real. En definitiva, esta estrategia no es más que buscar y abordar problemas en el mundo que ya existen.

4. No contar con un plan de comercialización claro y enfocado

Las startups son conocidas por sobreestimar la demanda de sus productos y no ejecutar bien los pasos para trasladar las ideas al mercado. Esto puede tener como causa la falta de análisis rigurosos que desafíen sus estimaciones iniciales del mercado. Ese análisis requiere una comprensión profunda de las fortalezas y debilidades de los competidores y, sobre todo, determinar la ventaja propietaria de la compañía en cada segmento de mercado en el que se pretende entrar.

También es importante estar dispuesto y ser capaz de cambiar el negocio a medida que cambian las tecnologías o las necesidades del cliente. Y aunque la adaptabilidad es importante, enfocarse en lo correcto es crucial. Por ejemplo, si el análisis apunta a que el mercado prioritario de una startup es Europa, no vale la pena, al menos al principio, perder el tiempo, y sobre todo recursos, casi siempre muy limitados, acudiendo a eventos en Hong Kong.

5. No formar alianzas ni asociaciones estratégicas

Muchas startups piensan en los socios como un recurso económico. No obstante, conviene no olvidar que las nuevas empresas también necesitan socios estratégicos que les ayuden a refinar sus modelos de negocio, generar conciencia de mercado y llegar a nuevos clientes.

Al asociarse con compañías más grandes y establecidas, las nuevas empresas pueden aprovechar los recursos de I+D+I, así como la experiencia de mentores de negocios y tecnología. Por ejemplo, algunas grandes compañías, como el es caso de Oracle, que no solo ofrece a sus nuevos socios grandes descuentos en sus servicios en la nube, sino también acceso a clientes globales, experiencia en marketing y tutoría.

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Inteligencia Artificial

    Tendencia que analiza cómo la Inteligencia Artificial mejorará aspectos de nuestra vida cotidiana como la educación, la salud o el trabajo.

  • DK Matai
    DK Matai

    Presidente en Quantum Diamond Spintronic