​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Future Trends Forum 23 Feb 2018

Evolucionar hacia nuevas formas de trabajo: una oportunidad para la innovación

A medio plazo, la transformación en las formas de trabajo de una compañía le proporciona capacidad de innovación, al hacerla más comunicativa y al fomentar el intercambio entre los profesionales y con otras empresas.

Diversos analistas coincidimos en señalar que muchas de las multinacionales que aún no lo habían hecho, se iban a embarcar en proyectos para evolucionar sus formas de trabajo. Estamos hablando de avanzar en cuestiones como, por ejemplo, que cualquiera pueda trabajar desde donde quiera y en el horario que mejor le venga -mientras cumpla con sus objetivos-, que la oficina sea más un entorno de colaboración e intercambio que otra cosa, movilidad externa (lo que incluye el teletrabajo), una cultura de empresa basada en compartir y colaborar, etc.

A medio plazo, la transformación en las formas de trabajo de una compañía le proporciona capacidad de innovación, al hacerla más comunicativa y al fomentar el intercambio entre los profesionales y con otras empresas, universidades y centros de investigación. A largo plazo, la posiciona en un lugar privilegiado para enfrentar los cambios de ciclo económico y las transformaciones que están por venir.

Algunas de esas transformaciones son, por ejemplo:

  • la creación de clústeres de empresas geográficamente, en función de su especialización y de los intereses de los empleados;
  • el coworking, oficinas compartidas entre profesionales (independientes o contratados, lo mismo da) que aprovechan para colaborar entre sí en determinados proyectos y compartir conocimientos;
  • la atracción de personas con perfiles multidisciplinares que están dando paso a profesiones que hoy ni siquiera tienen un nombre, ni están en ningún plan de estudios;
  • la gestión de las personas sin verlas, dado que los profesionales trabajarán desde donde y cuando quieran;
  • las estructuras descentralizadas en las que los propios profesionales se organizarán en células con las que se comprometerán para alcanzar objetivos concretos;
  • y la aportación de valor como unidad de medida de los profesionales (y no las horas, como pasa hoy en la mayoría de las empresas).

En este mar de oportunidades que ofrecen las nuevas formas de trabajo, es tiempo de prepararnos para el futuro: adoptar las ventajas que brinda la tecnología y la innovación, los procesos que permiten a los profesionales centrarse en lo que estén especializados, los espacios de trabajo innovadores y una cultura de empresa moderna y abierta que confíe en sus personas y las implique.

Y para los que ya lo están haciendo, es el momento para revisar, mejorar y liderar el rumbo hacia nuevos objetivos aún más ambiciosos. En el contexto global, los que a estas alturas han aprendido a gestionar esta disciplina de forma exitosa ya van por delante. ¿A qué estamos esperando?

Artículos relacionados

Más en nuestra web