​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Fundación 07 Dic 2018

6 claves para afrontar la gestión de la innovación con éxito

Enumeramos algunas de las claves para afrontar la gestión de la innovación en las empresas con éxito.

Uno de los conceptos más repetidos en los últimos tiempos, en muchos casos vinculado al proceso de transformación digital de las empresas, es el de innovación. Un término que a menudo suele confundirse con otros como el emprendimiento, la creatividad o incluso con el I+D. Nada más lejos de la realidad. La innovación implica valor añadido, una propuesta novedosa o unas características distintivas, únicas si cabe.

En el ámbito de la empresa especialmente, es importante tener en cuenta una serie de factores o aspectos que pueden resultar fundamentales (incluso imprescindibles) en la gestión de la innovación. A continuación, enumeramos algunas de las claves para afrontar la gestión de la innovación con éxito:

  1. La innovación en las empresas tiene que estar en el centro de la estrategia. Es más, ha de ser un factor estratégico clave, que apoye la consecución de los objetivos que se fije la compañía;
  2. Debe identificar ideas para desarrollar a través de las capacidades creativas de las personas y de los sistemas de detección de oportunidades y amenazas;
  3. Debido a que los proyectos de innovación se caracterizan por la falta de definición de algunos aspectos, la incertidumbre o, incluso, los plazos de tiempo muy superiores a los que se destinan a una iniciativa más o menos convencional, se requieren herramientas de gestión adaptadas a estas necesidades;
  4. Es preciso que se protejan al máximo las ventajas competitivas derivadas de la innovación, por lo que se han de poner a actuar métodos de protección a través de patentes, propiedad y competitividad;
  5. Aunque siempre es el factor más complicado de conseguir, la financiación de la innovación es decisiva. Si bien no está al alcance de las posibilidades de muchas empresas, es importante buscar vías alternativas mediante concursos públicos y programas de cooperación internacional que fomenten la innovación tecnológica;
  6. La innovación solo tiene sentido si se logran los mayores beneficios posibles. Esto conlleva dos acciones, una previa, vinculada con un análisis detallado del impacto que tendrá el proyecto de innovación que queramos poner en marcha y, otra posterior, que tiene que ver con un posible cambio de modelo de negocio.

Solo aplicando estos criterios y asumiendo que la innovación debe ser siempre una parte principal de la estrategia de cualquier compañía se conseguirá con éxito que un proyecto o iniciativa innovadora llegue a buen puerto.

Artículos relacionados

Más en nuestra web