​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Future Trends Forum 29 Nov 2019

CubeSats, los pequeños satélites que están democratizando el acceso al espacio

Los primeros CubeSat fue lanzados en 2003 y aunque al principio pertenecían a instituciones académicas, en la actualidad la mayoría que se lanzan son con propósitos comerciales o para aficionados.

Una de las cosas que más ha contribuido en los últimos años en la popularización del acceso al espacio son los CubeSat, un tipo de pequeños satélites artificiales.

¿Qué son los CubeSat?

Los CubeSat son unos satélites que se basan en un estándar definido en 1999 por los profesores Jordi Puig-Suari de la Universidad Politécnica Estatal de California y Bob Twiggs de la Universidad Stanford que especifica un tamaño de 10x10x11,5 centímetros –algo más que un cubo de Rubik– y un peso máximo de 1,33 kilos para el más pequeño de esos satélites. Un CubeSat de ese tamaño se dice que es un CubeSat de una unidad, aunque es posible diseñar CubeSat de varias unidades, siempre respetando las dimensiones y tamaños establecidos en el estándar. Por lo demás el estándar no obliga a ninguna otra cosa, aunque es muy habitual que se use un ordenador embebido del tipo PC/104 porque encaja muy bien dentro del volumen disponible en un CubeSat.

La idea de sus creadores era disponer de un estándar que permitiera a estudiantes de posgrado diseñar satélites artificiales no demasiado ambiciosos –el Sputnik 1 se suele poner como ejemplo– en un tiempo razonablemente corto y a un coste razonable.

Pero con el tiempo los avances en electrónica han hecho que los CubeSat sean cada vez más potentes, y todo ello sin subir el coste, ya que normalmente usan componentes estándar, no los preparados para ser utilizados en el espacio, que son mucho más caros.

Los primeros CubeSat fue lanzados en 2003 pero se calcula que se han lanzado más de 1.000. Hasta 2013 más de la mitad pertenecían a instituciones académicas pero desde entonces la mayoría de los CubeSat que se lanzan son con propósitos comerciales e incluso para aficionados. Esto es posible no sólo gracias al bajo precio de los CubeSat en sí, sino también a que a menudo aprovechan capacidad extra en otros lanzamientos para conseguir llegar al espacio a un precio reducido. De hecho es habitual que varios CubeSat compartan ese espacio extra.

Otra opción es llevarlos a la Estación Espacial Internacional en alguna de las cápsulas de carga que la visitan periódicamente para luego ser puestos en órbita bien desde el NanoRacks CubeSat Deployer o bien desde dispensadores que van en el exterior de la propia cápsula.

Aunque cada vez más, en especial con la aparición de cohetes como el Electron de Rocket Lab, veremos como se llevan a cabo lanzamientos en los que los únicos pasajeros son CubeSats de distintos tamaños.

A estas alturas los CubeSat se han utilizado para múltiples tareas, desde experimentos científicos a pruebas de nuevos sistemas para futuros satélites pasando por obras de arte. Pero sin duda la misión más espectacular de los últimos tiempos ha sido la de los MarCO de la NASA, que acompañaron a la sonda InSight en su viaje hasta Marte y fueron utilizados para retransmitir datos de su aterrizaje. El que hayan durado tantos meses en el espacio sin la protección de la magnetosfera terrestre abre nuevas posibilidades para estas pequeñas maravillas.

Descubre cómo los avances tecnológicos y la investigación científica están permitiendo la comercialización del espacio y el desarrollo de nuevas aplicaciones industriales en órbita como la fabricación e investigación o nuevas tecnologías de comunicación y observación haciendo click aquí.

Más en nuestra web