​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Ahora mismo, el uso del software, disponible en cualquier lugar gracias al smartphone, está provocando un cambio profundo en nuestros hábitos.

Uno de los retos más apremiantes a los que nos enfrentamos en este momento es gestionar los efectos de la tecnología en la sociedad, en nuestros negocios, en nuestra forma de vida.

“El software se está comiendo el mundo” decía el fundador de Netscape, Marc Andreessen, hace años y su predicción se ha cumplido. Ahora mismo el uso del software está provocando un cambio en nuestros hábitos: Netflix ha revolucionado la forma de ver contenidos televisivos, Uber es la compañía de transporte público más grande del mundo sin poseer ningún vehículo, y vamos de vacaciones a casas de los usuarios de Airbnb.  Además, tenemos acceso a este software en cualquier lugar a través del smartphone.

Este acceso ubicuo a los nuevos servicios digitales supone, a la vez, una oportunidad y un reto. Una oportunidad porque la digitalización nos permite un acceso más rápido y sencillo a gran posibilidad de servicios y productos. Pero también la digitalización supone un reto para las organizaciones  y los usuarios, que deben aplicar medidas de aceleración digital como:

  • Nuevas estrategias de crecimiento, repensando e impulsando inversiones en I+D+i  adaptándose a cambios regulatorios.
  • Desarrollo de nuevas cadenas de valor adaptadas a la tecnología, cambiando su relación con los clientes y los usuarios,
  • Socialización de los beneficios de la tecnología, las organizaciones deben formar a sus usuarios y clientes para adaptarlos a la nueva tecnología.

Este proceso de digitalización es inevitable, tanto en las economías desarrolladas como en las que están en desarrollo. En estas últimas,  la digitalización permite un acceso fácil y universal a servicios y productos a través de la tecnología a los que antes era imposible aproximarse.

Pero el progreso que nos permitirá esta digitalización no debe medirse solo en términos económicos sino también en términos humanos. ¿Cómo está mejorando nuestra vida este proceso de digitalización?

Conoce la opinión de nuestro experto Ivan Rossignol sobre los posibles efectos de la tecnología en la sociedad:

Debemos pensar en cómo este proceso de digitalización va a modificar nuestra sociedad, qué tipo de sociedad queremos conseguir y cuáles son los pasos que debemos seguir. El mundo está avanzando muy deprisa y debemos asegurarnos para que la tecnología sea una herramienta de mejora. 

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Inteligencia Artificial

    Tendencia que analiza cómo la Inteligencia Artificial mejorará aspectos de nuestra vida cotidiana como la educación, la salud o el trabajo.

  • Leonid Shapiro
    Leonid Shapiro

    Socio Ejecutivo en Candesic