El uso de la Inteligencia Artificial se generaliza provocando una nueva era de innovación en un nuevo panorama de aplicaciones y servicios.

Entramos en una nueva era de innovación, impulsada por una explosión de aplicaciones de Inteligencia Artificial.
 
Para afirmar esto nos apoyamos en cuatro realidades que convergen y facilitan un salto cuantitativo y cualitativo en las soluciones de Inteligencia Artificial:
  1. Creciente potencia de cálculo de los dispositivos.
  2. Del Cloud Computing al Edge Computing.
  3. La llegada masiva de 5G.
  4. Inteligencia Artificial: Del entrenamiento de modelos a la inferencia.
A continuación, explicamos estas cuatro realidades y cómo afectan a la Inteligencia Artificial. Tambien nos fijaremos en qué innovaciones están provocando.
 
1.- Creciente potencia de cálculo en los dispositivos
La Inteligencia Artificial requiere de mucha potencia de procesamiento y manejar una gran cantidad de datos. Por ello, y hasta ahora, las aplicaciones de Inteligencia Artificial requerían ejecutarse en grandes servidores de Cloud Computing. Salvado el problema de capacidad de cómputo en la nube, el cuello de botella se encontraba en las redes de telecomunicaciones.

Con el incremento en potencia de cálculo y procesamiento de datos de los llamados sistemas de chip (denominados también SoC, del inglés System On a Chip), las aplicaciones de Inteligencia Artificial están empezando a ejecutarse en los propios dispositivos. Para hacernos una idea, los SoC de Apple tienen una potencia de CPU 160 veces mayor y una potencia de GPU casi 2.000 veces mayor que hace apenas 10 años.
Así, por ejemplo, un Apple Watch es capaz de realizar el seguimiento del sueño, utilizando aprendizaje automático (machine learning) para clasificar tus movimientos y detectar cuándo estás durmiendo. El mismo mecanismo de IA también permite que el Apple Watch rastree nuevas actividades como bailar. 
Del mismo modo, un teléfono inteligente puede realizar traducción automática sin necesidad de conexión a ningún servidor, pues tiene la potencia suficiente para ejecutar aprendizaje automático. Detecta los idiomas que se hablan y puede incluso hacer traducciones en vivo de conversaciones.
 
2.- Del Cloud Computing al Edge Computing.
El incremento de potencia en los microprocesadores y la necesidad de latencias mínimas, cambia el modelo de computación: desde la nube hacia dispositivos interconectados.
Como afirma el experto del Future Trends Forum, Peter Cofee, “La capacidad de computación y de almacenamiento será cada vez mayor en los dispositivos bajo el modelo de Edge Computing. Un creciente porcentaje de la computación mundial la realizan los dispositivos iOS (en los móviles, en los coches, en los hogares, en la industria) y probablemente seguirá aumentando.”

El modelo Edge Computing consiste en alejar la computación de los centros de datos hacia el borde de la red, utilizando objetos inteligentes (IoT), teléfonos móviles o gateways para ejecutar programas y proporcionar servicios en nombre de la nube. Al mover los servicios cerca de los dispositivos o embebidos en los mismos, es posible proporcionar almacenamiento, entrega de servicios y gestión de dispositivos IoT con muchos mejores tiempos de respuesta y tasas de transferencia.
Por tanto, el almacenamiento y las aplicaciones serán distribuídos y descentralizados. Y aquí vuelve a entrar la Inteligencia Artificial: integrada en los sistemas de red para optimizar las cargas de trabajo en cuanto a latencia, rendimiento, ancho de banda y seguridad. Se automatizan los procesos operativos utilizando análisis en tiempo real y de big data basados en algoritmos avanzados de Machine Learning.
Para ilustrarlo con un ejemplo, Telefónica está desplegando una solución con Inteligencia Artificial que protegerá tanto el tráfico como la infraestructura de las redes 5G.
 
 
3.- La llegada masiva de 5G.
El 5G consigue unos tiempos de latencia y una calidad que permiten desarrollos inéditos, como las operaciones quirúrgicas en remoto con ayuda de la Realidad Aumentada y la Inteligencia Artificial. La Realidad Aumentada es un sector con enorme potencial de crecimiento gracias al 5G y al uso intensivo de IA: Según Fortune Business Insights, el mercado va a pasar de poco más de 6.000 millones de dólares en 2021 a cerca de 100.000 millones de dólares en 2028.
También, la llegada de 5G nos ha traído nuevos conceptos, como el AIoT (Inteligencia Artificial de las Cosas), que analizábamos en un post reciente.
 
 
4.- Inteligencia Artificial: Del entrenamiento de modelos a la inferencia.
La naturaleza de las aplicaciones de Inteligencia Artificial está pivotando del entrenamiento de modelos a la inferencia, es decir, hacia sistemas más sofisticados de aprendizaje automático basados en redes neuronales, que se realimentan de los datos del entorno y son capaces de ajustarse a sí mismos en tiempo real.
Cuando decimos entrenamiento de modelos nos referimos a aplicaciones de lo que se denomina Inteligencia Artificial de primera generación, donde a base de crear modelos y de alimentarlos con una gran cantidad de datos, se pueden detectar patrones y proponer acciones. Ejemplo de esto son las aplicaciones de detección de fraude o de previsión del tiempo.
Cuando decimos inferencia, nos referimos a aplicaciones donde entra en juego el aprendizaje automático y el aprendizaje profundo (Deep learning), de manera que los sistemas son capaces de evolucionar por sí mismos a partir de un momento dado.
 
Para ilustrar como esto está provocando una nueva era de innovación vamos a poner por ejemplo cómo está transformando el sector de la salud y el bienestar de los ciudadanos, con innovaciones cómo: 
  • Los dispositivos de neurociencia están ayudando tanto al tratamiento de determinadas enfermedades neurológicas como al aumento de nuestras capacidades y de nuestro rendimiento. Así nos lo cuentan los expertos del Future Trends Forum, Álvaro Fernández y Ricardo Gil da Costa.  
  • Por otro lado, los médicos van a lograr una interacción más cercana con sus pacientes, mediante realidad aumentada de gran calidad potenciada por la Inteligencia Artificial. Como apunta el experto Joseph Kvedar en esta entrevista, el gran beneficio de la salud digital es que permitirá la atención sanitaria en la palma de la mano.
Hemos visto que la explosión de aplicaciones de Inteligencia Artificial es una realidad y estaremos rodeados de sistemas y dispositivos que nos facilitarán la vida. Cuando este fenómeno se cruce con la computación cuántica, ¿quién no es capaz de imaginar un futuro tan disruptivo como fue la invención de la imprenta o las comunicaciones inalámbricas?
 
En el siguiente post, los expertos del Future Trends Forum responden a la pregunta: ¿Qué es la Inteligencia Artificial? Si quieres profundizar en todos los campos en los que la Inteligencia Artificial está cambiando nuestro mundo y aportando soluciones, te invitamos a leer el informe “Inteligencia Artificial”.
 
 

Artículos relacionados

Más en nuestra web