​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Future Trends Forum 04 Jun 2018

Las oficinas ‘inteligentes’ se imponen a las oficinas ‘idiotas’

El futuro sugiere que todos vamos a trabajar en oficinas con distintos grados de ‘inteligencia’

Desde la iluminación hasta la  temperatura pasando por las cámaras de vigilancia contra intrusos o los cierres digitales de los cajones han empezado a hacer acto de presencia en las oficinas.

Muchos analistas creen que no tardaremos en mirar nuestras oficinas con cierta nostalgia, porque están a punto de cambiar para siempre. Lo harán en paralelo a la casa conectada e inteligente, que está concentrando muchos de los esfuerzos de empresas como Google, Apple o Amazon.

Hasta hace ocho años, las llamadas ‘oficinas inteligentes’ eran, en realidad, las extremidades de edificios con sistemas automatizados, remotos y programables que se correspondían, normalmente, con los que hospedaban a las grandes empresas. Se podían modificar la iluminación, la temperatura o la regeneración del aire de las oficinas por áreas específicas y desde los centros de control. También podían programarse con días de antelación según las horas estimadas de uso. Todo ello facilitaba la vida de los gestores diarios, que solían coincidir con el personal de seguridad, y aumentaba la eficiencia de la oficina sin perjudicar a los trabajadores. 

Lo que está empezando a ahora ocurrir es, primero, que han comenzado a multiplicarse las innovaciones en la casa conectada y en la tecnología de edificios de las grandes corporaciones, segundo, que la inteligencia artificial y los datos masivos ocupan un lugar cada vez más estelar, y tercero, que muchos de esos avances, cada vez más baratos y fáciles de implantar, se van a incorporar a las medianas y las pequeñas empresas donde trabaja la mayoría.

Por eso, cada vez vemos más sistemas automatizados de oficinas y edificios conectados a la red, más colaboración entre humanos y robots, más sensores que sirven para activar la iluminación o la calefacción cuando se detecta presencia humana durante varios minutos, más grabaciones de las cámaras de vigilancia accesibles desde el móvil de los responsables de la seguridad o más cajones y archivadores que sólo pueden abrirse mediante las aplicaciones de desencriptación, exclusivamente personales, del teléfono móvil de su titular. El futuro sugiere que, salvo las microempresas, todos vamos a trabajar en oficinas con distintos grados de ‘inteligencia’. Será el final de las oficinas ‘idiotas’.

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Memoria 2016

    Memoria de actividades de la Fundación Innovación Bankinter en 2016. 

    08 feb 2017 | fundacion
  • Hugo Barra
    Hugo Barra

    Vicepresidente de Realidad Virtual en Facebook (Oculus)