​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Future Trends Forum 06 Mar 2018

Los avances tecnológicos con mayor impacto para la medicina en los próximos años

Los expertos de la Fundación Innovación Bankinter, analizan los últimos avances tecnológicos con mayor impacto para la medicina. Descúbrelos.

La digitalización es un proceso que no ha hecho más que empezar. Esta revolución también ha llegado a la salud, donde pretende ser una herramienta que convierta al paciente en el centro sobre el que giren todos los servicios de salud del futuro.

Los últimos avances tecnológicos se presentan como una solución a los actuales problemas de los sistemas sanitarios del mundo, que necesitan innovar para construir una sanidad de calidad y sostenible.

Los expertos de la Fundación Innovación Bankinter, recogieron en el informe sobre Tecnología y Desigualdad los últimos avances tecnológicos con mayor impacto para la medicina:

  • Historia clínica digital: Con el objetivo de garantizar a ciudadanos y profesionales sanitarios el acceso a la documentación clínica más relevante, muchos países desarrollados han puesto en marcha proyectos de digitalización de los registros. El mayor reto aquí tiene que ver con la compatibilidad de los sistemas.
  • Blockchain: Esta tecnología hace posible transferir dinero o documentos de un modo completamente anónimo y seguro, y sin la necesidad de disponer de una costosa infraestructura tecnológica por detrás.
  • M-health (mobile health): Según previsiones de la consultora IDC, en el año 2018 el 65% de las interacciones entre ciudadanos y organizaciones sanitarias se realizará a través de dispositivos móviles. La consultora Accenture calcula que el m-health podría reducir en un 35% el gasto sanitario por ciudadano. Las aplicaciones pueden jugar un papel fundamental en la prevención, la interacción con los familiares o el apoyo emocional.
  • Wearables: Hasta ahora, los wearables han estado muy enfocados al fitness y al bienestar personal, pero muy pronto se extenderá su uso como herramientas de monitorización continua.
  • Big Data: El análisis de grandes cantidades de datos permite extraer patrones que ayuden al médico a efectuar un diagnóstico precoz, o a prescribir un tratamiento personalizado y más efectivo.
  • Internet de las Cosas: La incorporación de sensores en casa, en la ropa o en los dispositivos que portamos puede ayudar a detectar anomalías y síntomas, y a prevenir el desarrollo de ciertas afecciones agudas.
  • Tecnologías de auto-diagnóstico: En muchos países del Primer Mundo, las personas pueden hoy comprar kits que les permiten conocer su predisposición a desarrollar determinadas enfermedades, o si se han contagiado de algún tipo de virus.
  • Nanotecnología: La nanociencia tiene múltiples aplicaciones en el campo de la medicina como por ejemplo, diagnosticar enfermedades de forma temprana a partir de muy poca cantidad de moléculas o células.

La aplicación y financiación de cada una de estas posibles disrupciones depende del sistema sanitario que impere en cada país. Cada uno de ellos presenta diferencias en cuanto a la desigualdad en el acceso a la sanidad y gasto per cápita, pero todos viven en estos tiempos la irrupción de una misma tendencia: el empoderamiento del ciudadano.

Puedes obtener más información sobre Salud Digital en nuestra web.