​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

El desarrollo tecnológico trabaja en la proliferación de otro tipo de robots: robots de servicios, cuyo objetivo es ayudar al humano a su trabajo.

Cuando pensamos en robots trabajando, pensamos en robótica industrial, creados en los años 50, que forman parte o protagonizan las cadenas de montaje o producción.  Pero el desarrollo tecnológico trabaja en la proliferación de otro tipo de robots: robots de servicios, cuyo objetivo es ayudar al humano a su trabajo, su actividad física o su vida cotidiana.

Los principales tipos de robots son:

  1. Los robots co-workers (compañeros de trabajo), máquinas cuya función es facilitar o añadir precisión al trabajo que han de realizar los seres humanos. Los robots co-workers ayudan a las personas a producir bienes de una forma más eficiente, más rápida y con un coste menor; pero no sustituyen a los humanos, sino que les acompañan.
  2. Los robots vestibles (weareables). Son, por ejemplo, arneses súper sofisticados que permiten a un trabajador en una cadena de montaje alcanzar una precisión más allá de lo humano, o trabajar desde posturas y posiciones inconcebibles para una persona sin poner en riesgo su integridad física. Son también cirujanos mecánicos que, manejados directamente por los seres humanos, permiten trabajar con unos niveles de sensibilidad, seguridad y precisión sin precedentes.
  3. Los drones. Las posibilidades de los drones son innumerables y cada vez vamos descubriendo nuevos usos. En la actualidad, los drones son el sector de mayor crecimiento dentro de la robótica en términos de unidades vendidas y sus utilidades van desde la elaboración de mapas, para el salvamento, para la arquitectura, para la industria del cine, en las industrias de la minería y la agricultura…. El crecimiento de este sector podría verse limitado solo por aspectos como la regulación de la privacidad personal.

Esta nueva generación de robots inteligentes, al contrario que los robots manufactureros no sustituirán a los seres humanos como fuerza de trabajo, sino que trabajarán y colaborarán con nosotros, incrementando nuestra productividad. Desde un inicio no están diseñados para ser entes autónomos, sino que su misión será completar o mejorar el trabajo de las personas, por lo que no se esperan masivas sustituciones de máquinas por empleados. En este escenario, los expertos del Future Trends Forum, reunidos para hablar de “La revolución de las máquinas”, coincidieron en imaginar un futuro cercano en el que cada trabajador contará con uno o varios robots a su alcance como compañeros. Esta nueva generación de máquinas están diseñados para hacer nuestra vida mejor.

Si quieres saber más sobre La revolución de las máquinas, haz click aquí para descargar la publicación.

Artículos relacionados