​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

¿Hasta qué punto son los nuevos actores una amenaza? ¿No tienen los operadores históricos mejores defensas?

Industrias y sectores de seguros, de transporte, fabricantes de automóvil, hotelera o aeroespacial están sitiadas por las nuevas startups que amenazan su negocio y que aceleran un inevitable cambio. Sin embargo, ¿hasta qué punto son los nuevos actores una amenaza? ¿No tienen los operadores históricos mejores defensas?

Para responder a estas preguntas, el Centro Global para la Transformación Digital Empresarial de IMD y Cisco encuestó en 2016 a cerca de 1.000 ejecutivos de 15 industrias diferentes. El resultado fue que, en general, estos vieron una mayor amenaza de las empresas establecidas que de las nuevas empresas. Sin embargo, hubo diferencias según la industria. En los sectores de los medios de comunicación y el entretenimiento, los bienes de consumo, las telecomunicaciones y el comercio minorista, predominó el temor a los nuevos actores, frente una minoría procedente del sector de la salud, los servicios públicos, petróleo y gas y los productos farmacéuticos, “tal vez debido a las altas barreras de entrada en estas industrias”, apunta en un artículo al respecto Michael Wade, director del centro y profesor de Innovación y Gestión de Información Estratégica en IMD.

La opinión de expertos como Eugene Kandel -economista israelí y catedrático de Economía y Finanzas que ejerce como director ejecutivo de Startup Nation Central en Israel- se acerca más a la percepción de estos últimos de que el panorama sigue siendo más favorecedor para las grandes empresas, que “no dejan de crecer y compiten por hacerse mayores”. Así sucede, por ejemplo, con el caso de la industria hotelera. Si bien empresas como Airbnb ya compiten cara a cara con hoteles en ciertos segmentos de mercado, el sector hotelero ha demostrado ser extremadamente resistente durante este cambio.

Lo que es innegable es que los alojamientos p2p han alterado las expectativas de los consumidores en un nivel fundamental, redefiniendo qué y dónde está un hotel. Por ello no es de extrañar que operadores como el grupo francés Accor estén tratando de innovar en la forma en que pueden proporcionar servicios en el sector de los alquileres privados. “Queremos que los propietarios puedan ofrecer servicios; proporcionar experiencias a nuestros clientes más allá del alojamiento, y que eso lo haga la comunidad local”, aseguraba Arantxa Balson, directora de Recursos Humanos de Accor en el Future Trends Forum sobre Modelos de Negocio Disruptivos.

La cuestión relevante de esto es, según Greg Kidd, cómo se percibe un mercado desintermediado que se organiza directamente entre consumidores y proveedores, sin necesidad de una autoridad central. ¿Es posible imaginar que Airbnb o Uber operen sin la intermediación de Uber? ¿Dónde nos llevaría esto?

¿Quieres saber más? Descarga la publicación ‘Modelos de negocio disruptivos’ de Fundación Innovación Bankinter.

Más en nuestra web