Emprendedores 18 May 2021

Estas son algunas estrategias que debes implementar para hacer crecer una startup

Alcanzar el éxito y, sobre todo, mantenerlo no es fácil para quien decide fundar una startups. No obstante, seguir algunas pautas y aplicar determinadas estrategias puede hacerlo posible.

Hacer crecer una startup desde cero puede ser un gran desafío, ya que se deben realizar grandes esfuerzos para lograr ser un actor relevante en el mercado. Hay muchos factores que pueden ponerse en contra de quienes se lanzan a esta aventura de fundar una startups: competencia, finanzas, políticas gubernamentales y muchos otros.

En este artículo, hablaremos de algunas estrategias que pueden ayudar a conseguir este ansiado objetivo de todo emprendedor. 

La originalidad
La originalidad es la columna vertebral de cualquier startup. La marca es más que el diseño que hace el diseñador gráfico en su sitio web. Se trata del mensaje que se lanza para llegar al cliente. Cada vez más, los clientes quieren asociarse con una startup que demuestre transparencia y un excelente servicio al cliente. 

Explicar por qué comenzó el negocio y la pasión que lo impulsa, contribuye en gran medida a generar confianza y originalidad. Copiar no es una opción. Es cierto que sí se puede buscar inspiración en lo que hacen otros, pero es necesario apostar por la propia singularidad.  

Mejor sin miedo
El miedo al fracaso es una de las reacciones más lógicas ante los retos. Y todo el mundo tiene derecho a sentirlo, pero es necesario controlarlo y sobreponerse. Hay que ser consciente de que antes de que las cosas salgan bien, probablemente saldrán mal (quizás varias veces).

A veces, la razón por la que tantos emprendedores emergentes fracasan es por el miedo al fracaso. Permiten que se apodere de su mente y antes de que se den cuenta, comienza a materializarse en el negocio. Pero recuerda que si se quiere hacer crecer una nueva startup, el fracaso es una parte más del proceso. 

Presencia en las redes sociales
Lo hemos dicho muchas veces. Sin presencia en ella, para mucho no existirás. Millones de personas usan plataformas de redes sociales como Instagram, Twitter, Facebook u otras más recientes como, Steemit (una plataforma de redes sociales basada en blockchain que recompensa a los usuarios por compartir contenidos y comentar publicaciones) todos los días. 
Tener una presencia activa en las redes sociales y lograr crear una comunidad en la que los clientes potenciales son parte de la estrategia puede ser una buena base sobre la que para una startup. En estos casos, además, no basta con tener muchos seguidores. De hecho, es mucho mejor menos, pero de calidad, es decir, que interactúen con las publicaciones. Por eso, el crecimiento orgánico es la base, evitando una práctica demasiado común como es la compra de seguidores. 

Aprender de los errores (de otros)
Aprender de los propios errores es fundamental. De hecho, el ensayo-error es muchas veces la única opción. Pero también es importante observar qué hace la competencia y qué errores cometen para evitarlos. Los competidores son las mejores referencias a las que se puede mirar a veces en busca de inspiración. Como hemos señalado, esto no significa que haya que copiar, al contrario, pero sí es posible ver cómo están administrando sus negocios de una manera diferente y analizar cómo funciona para ellos.

Construir la relación con el cliente
Sin clientes no hay negocios. Esto es así y poca discusión admite. Sin clientes, ninguna empresa puede sobrevivir. Son los clientes los que hacen crecer cualquier negocio, también las startup. Es cierto que el cliente no siempre tiene la razón, pero eso no debe hacer que no haya que estar dispuesto a facilitarle todo lo que necesite (siempre que sea razonable), y a tratarlo de la mejor manera posible. En este sentido, crear lealtad en ellos es fundamental. No solo porque volverá, sino porque recomendará a otros que le sigan. Para hacerlo, hay que aprender a usar pequeños, pero útiles, trucos como las promociones de descuentos, cupones y obsequios para construir una relación sólida.

Listo para hacer frente al cambio
En un mundo tan vertiginoso, donde lo que hoy es nuevo mañana puede quedar obsoleto, estar dispuesto al cambio y la innovación es fundamental. Las tendencias van y vienen, y su evolución es casi impredecible, por lo que para seguir siendo relevante, hay que mantenerse al día con las tendencias actuales. Ser innovador es estar siempre dispuesto a mejorar productos, tácticas, estrategias y métodos de trabajo para sobrevivir con éxito. Poder ofrecer una respuesta ágil e innovadora a los cambios es la mejor garantía de llegar a lo alto y,sobre todo, de mantenerse. 

Artículos relacionados

Más en nuestra web