​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

En un contexto donde en el que el análisis de datos se consolida como imprescindible en la gestión empresarial, los líderes que recurren a los datos para tomar decisiones son más bien pocos.

¿Cuántas decisiones tomas al día en tu empresa? ¿4, 40, 400? ¿Y qué factor conduce estas decisiones? ¿Tu intuición? ¿La intuición de otros por los que te dejas aconsejar? ¿O son los datos? Quizás te sorprenda saber que, en un contexto en el que el análisis de datos se está consolidando como un elemento imprescindible en la gestión empresarial y el desempeño de las compañías, los líderes que recurren a los datos para tomar decisiones son más bien pocos.

Un estudio realizado el año pasado por MIT Sloan Management Review y Think With Google refleja que solo el 27% de los encuestados (unos 3.200 ejecutivos sénior) está de acuerdo en que su organización se apoya principalmente en los datos a la hora de tomar decisiones. Es decir, que existe una gran muestra de compañías que condiciona su crecimiento a la intuición o a una mezcla entre intuición y datos.

Para los autores del estudio, los hallazgos demuestran que los KPI (Key Perfomance Indicators) establecidos por las empresas no son vistos como “habilitadores o impulsores de cambio”. En cambio, el estudio defiende que son precisamente las compañías más sofisticadas las que “entienden que los KPI construidos alrededor de la revisión del desempeño anterior son menos valiosos que los KPI que les permiten aprovechar la información predictiva”.

Poniendo el foco en España, los resultados son ligeramente más positivos que los extraídos por MIT Sloan Management Review y Think With Google. El 45% de las empresas encuestadas está “bastante o muy de acuerdo con definir su cultura como una cultura consolidada de toma de decisiones basadas en datos y aprendizaje por prueba error”, tal y como recoge un estudio de Esade. Aun así, más de la mitad de las compañías encuestadas opta por otros mecanismos de toma de decisiones.

Incluso Nuria Oliver, directora de Data Scientist en Data Pop Alliance, explicaba el pasado agosto en una de las reuniones del Future Trends Forum (el think tank de la Fundación Innovación Bankinter) que “cada año generamos más datos que en los últimos 5.000 años” e insistía en que la capacidad de interpretarlos es uno de los activos más valiosos de la economía.

Lo que está claro es que ningún directivo, trabaje en una empresa de 1.500 empleados o en una startup de 3 trabajadores, está exento de la toma de decisiones. Capturar los datos que genera el proyecto, identificar las variables clave del negocio, y medir y analizar los datos que produce debería ser la piedra angular de cualquier proyecto empresarial. Hoy en día, operar sin datos sería similar a conducir con los ojos cerrados.

El análisis de datos no es coser y cantar. Los líderes de muchas empresas, de hecho, siguen tomando decisiones basadas principalmente en su intuición porque, ante la ingente cantidad de datos que genera su negocio, no son capaces de separar los datos que son realmente relevantes. Oliver, de hecho, aseguraba en su ponencia que, si no sabemos qué hacer con los datos, estos no son más que “basura digital”.

Por ello, es primordial hacer sitio a aquellos perfiles especializados en el análisis de datos. Dicha inversión tendrá su recompensa: sacar provecho de los datos es desbloquear por completo el potencial de tu empresa.

¿En qué puede ayudarte el análisis de datos a la hora de tomar decisiones?

  1. Toma de decisiones más ágil al tener toda la información necesaria al alcance de la mano.
  2. Capacidad de reaccionar a mayor velocidad que la competencia o de anticiparse a las demandas del mercado.
  3. Obtener información fiable y rigurosa de la evolución de tu negocio.
  4. Realizar predicciones sobre tu negocio a partir de distintos escenarios.
  5. Medir el impacto de las decisiones que has tomado y adaptar tu estrategia en función de los resultados.

data science

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Ciudades disruptivas

    Esta tendencia analiza la evolución de las ciudades en la próxima década, convirtiéndose en ciudades inteligentes y disruptivas.

  • Analee Saxenian
    Analee Saxenian

    Decano en UC Berkeley