​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Future Trends Forum 27 Nov 2018

La inteligencia artificial, nuevo factor de crecimiento para las economías del mundo

La inteligencia artificial es un nuevo factor de producción y tiene el potencial de introducir nuevas fuentes de crecimiento, transformar y agilizar cómo se realiza el trabajo.

Los estudios lo avalan: la inteligencia artificial (IA) se va a convertir en uno de los motores del crecimiento económico en los próximos años. Hace unos días, se publicaba un estudio elaborado por Microsoft donde se confirmaba que habrá algunos sectores como la agricultura, el retail y las finanzas que experimentarán un gran impulso en los próximos diez años gracias al impacto de este tipo de tecnología.

Y es que la inteligencia artificial es un nuevo factor de producción y tiene el potencial de introducir nuevas fuentes de crecimiento, transformar y agilizar  cómo se realiza el trabajo y, por supuesto, reforzar el papel de las personas para impulsar el crecimiento económico, según aseguran diferentes estudios.  

Estas investigaciones, como la realizada por la consultora Accenture, ponen de relieve el impacto positivo que tendrá la inteligencia artificial en el crecimiento de 12 economías desarrolladas, pudiendo llegar a duplicar las tasas anuales de crecimiento económico en 2035 debido a la transformación que esta tecnología imprime a la naturaleza del trabajo y al establecimiento de una nueva relación entre el trabajador y la máquina. Lejos de los análisis agoreros y pesimistas, este estudio concluye que se prevé que el impacto de la IA en los negocios aumentará la productividad del trabajo hasta en un 40 por ciento y permitirá a las personas hacer un uso más eficiente de su tiempo al agilizar y automatizar las tareas rutinarias. 

Para que los números salgan, es imprescindible que exista una adecuada integración de la inteligencia humana con la de las máquinas en el entorno del trabajo, de manera que el aprendizaje sea bidireccional. En la medida en que la división de tareas entre empleados y máquinas evolucione, los legisladores deberán valorar el tipo de conocimientos que se han de enseñar a las futuras generaciones en el campo tecnológico. Hasta ahora, la formación tecnológica ha seguido una sola pauta: las personas aprenden a cómo usar las máquinas. A partir de este momento, las máquinas también deberán aprender de las personas en un proceso de intercambio de conocimiento que enriquezca a las dos partes.

  • Keywords:

  • ia

Artículos relacionados