​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Future Trends Forum 05 Jun 2020

La mentalidad que necesitaremos para superar el coronavirus

Nuestra experta April Rinne ha escrito un artículo donde explica como una mentalidad de “flujo" puede ayudarnos a navegar tanto por el futuro del trabajo como por una pandemia mundial.

En circunstancias normales, un viaje de negocios de un ciudadano estadounidense a través de varios países de Asia no sería noticia. Pero el caos provocado por el Covid-19 es cualquier cosa menos normal, y las experiencias vividas en ese viaje ofrecen una perspectiva única.

Hasta ahora, he estado en Malasia, Singapur, Vietnam y Filipinas. Para llegar aquí, volé a través de Corea (varios días antes de que el país se considerara territorio de riesgo). ¿El Covid-19 es importante? Por supuesto que lo es: su disrupción en la salud, la economía, los viajes, la educación y las cadenas de suministro son significativas y posiblemente de magnitud sin precedentes en el siglo XXI. Aun así, la asombrosa cantidad de miedo y el bombo que veo a diario no se cría aquí, el supuesto "ojo de la tormenta". Más bien, está impulsado por las noticias de los Estados Unidos y Europa.

Si estuviera en casa en el noroeste del Pacífico, pensaría que Asia era un apocalipsis gigante. Pero sobre el terreno, la vida es muy diferente: el estado de ánimo es una especie de "mantener la calma, lavarse las manos, lavarlas de nuevo y continuar". Llevo una mascarilla y me dirijo a grandes multitudes públicas, pero no estoy en cuarentena y, hasta ahora, sólo he tenido una reunión y una cancelación.

Fuente: TEDx

Hace un par de meses, pronuncié una charla TEDx titulada "Cómo navegar por nuestro futuro incierto", en la que compartí cómo desarrollar lo que llamo una mentalidad de flujo: una capacidad de prosperar en medio de un cambio constante. He estado trabajando en este concepto principalmente en el contexto del futuro del trabajo y las incógnitas relacionadas con la automatización, los modelos de negocio y el ritmo de cambio. No había pensado que abarcaría posibles pandemias, sin embargo, cuanto más tiempo persista la situación de Covid-19, más claro veo los solapamientos.

Llegar al otro lado de la situación actual será más suave, más sano y más efectivo sin el ruido impulsado por el miedo y la sensación de catástrofe. Estas son algunas cosas que tendremos que hacer:

1. Aprender a “dejar ir” el futuro

Una mentalidad de flujo exige que hagamos planes con la suposición de que esos planes cambiarán. Esto no significa que no debamos hacer planes, ni significa que nada vaya según lo planeado. Más bien, significa acostumbrarse a los cambios continuos, como regla y no a la excepción, y ajustar sus expectativas en consecuencia.

Cada vez que hablamos de "dejar ir", nos referimos al pasado y nunca al futuro. Es hora de cambiar esa dinámica. No se trata de tratar de predecir el futuro, sino de posicionarse lo mejor posible para tener éxito en una serie de escenarios posibles. A riesgo de afirmar lo obvio, esto significa tener una comprensión de cómo pueden ser esos escenarios. Winston Churchill ya dijo que "los planes son de poca importancia, pero la planificación es esencial".

Dejar ir no significa rendirse o de alguna manera fracasar. No es rendirse. Significa dejar de alamar nuestros miedos sobre el futuro, miedos que secuestran nuestro cerebro y nuestra capacidad ser mejores.

2. Pensar en el "nosotros" en lugar de "yo"

A pesar de la retórica nacionalista reciente (pre-Covid-19), la realidad es que vivimos en un mundo más internacional e interdependiente que nunca. Es una interdependencia que se ha construido a lo largo de siglos, fortalecida en las últimas décadas, y que no se desmantelará fácilmente. Más allá de la disrupción de las cadenas de suministro globales y los viajes aéreos, somos interdependientes a un nivel más fundamental: prevaleceremos sobre el Covid-19 y seguiremos luchando juntos.

Mientras que el virus está afectando a algunos países más duramente que en otros, ningún país es inmune. Además, dado que su transmisión aún no está plenamente extendida, sólo priorizando minuciosamente la prevención de toda la comunidad podrá tener éxito la protección individual.

La única cancelación de la reunión que tuve fue de un colega en Singapur que recientemente había pasado tiempo en Corea: canceló no debido a ninguna amenaza o síntoma directo, sino simplemente "por respeto a mí". Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad personal, social y moral de minimizar cualquier riesgo de contagio.

En nuestro mundo centrado en mí, nunca es una mala idea pensar en nosotros. Esta es una parte crucial de una mentalidad de flujo también.

3. Permanecer tranquilo

Los mercados están rugiendo y el turismo se está estancando. Parece que nos dirigimos a una desaceleración a cualquier nivel que evalúe: global, nacional, económico, educativo, etc. Todavía no sabemos cuán lento, o por cuánto tiempo, pero no será trivial. (Por supuesto, no es lento para todos o para todas las actividades por igual: la salud pública, el trabajo a distancia y las empresas de fitness en el hogar están posicionadas para tener años de crecimiento).

De todos los ruido que he observado, este miedo a la desaceleración parece ser el más agudo, de hecho, a menudo incluso mayor que el miedo al contagio en sí. Sin duda, el crecimiento económico ha sido considerado durante mucho tiempo el santo grial del progreso y la competitividad. Sabemos que, como sociedad global, estamos compitiendo cada vez más rápido para mantenernos al día, y pagando el precio, con tasas cada vez más altas de depresión, ansiedad, soledad y suicidio.

Da un paso atrás y mira lo que está pasando. El Covid-19 es desafiante y potencialmente letal —y no quisiera pasar por alto ingenuamente los riesgos— pero también se nos está dando la oportunidad de hacer lo que tantos han estado anhelando: bajar de la proverbial rueda del hámster y reducir el ritmo.

Mi esposo Jerry lo resume perfectamente: "El mundo nos está dando una desaceleración. Nos está ofreciendo la opción de ir más despacio o no." Me gustaría centrarme en lo que finalmente podríamos tener tiempo para aprender, probar e invertir nuestro tiempo en las relaciones, el sueño, la atención plena…

La palabra china para la crisis se compone de dos símbolos: w'i, que representa "peligro", y jo, que representan "un punto de inflexión o cambio" o "oportunidad". El Covid-19 es un momento para el mundo. Es un shock para nuestros sistemas individuales y colectivos que exige y permite nuevas mentalidades, nuevas perspectivas y nuevas habilidades para afrontarlo. Las personas con una mentalidad de flujo estarán posicionadas para navegar en el futuro mucho mejor que aquellos que simplemente están esperando a que toda la situación haya terminado.

Puedes acceder al artículo original de nuestra experta del Future Trends Forum, April Rinne, haciendo click aquí.