​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Akademia 08 May 2018

La metodología del Instituto de Sils, un centro de educación innovadora

El objetivo es ayudar a sus alumnos a desarrollarse como personas éticas y comprometidas socialmente, transmitiendo valores fundamentales para su desarrollo afectivo y social.

En el Instituto público de Sils se han propuesto la misión de “ayudar a sus alumnos a desarrollarse como personas éticas y comprometidas socialmente”, intentando transmitirles una serie de valores que consideran fundamentales para su desarrollo afectivo y social, y no solo educativo. No conciben su profesión como la simple transmisión de una cantidad determinada de conocimientos, y por ello Ashoka, una fundación para fomentar el emprendimiento social, explica su inclusión como uno de los siete centros educativos españoles que forman parte de su red internacional de centros de educación innovadora changemaker.

Ashoka, es una organización sin ánimo de lucro que busca liderar la tranformación en educación, y para ello está identificando escuelas y redes de escuelas influyentes preparadas para liderar el cambio. Ya cuenta con una lista de más de 260, y del Instituto de Sils destacan su Plan Educativo y su metodología, que aplican a sus 320 alumnos de secundaria y que exportan y comparten con otros centros.

Vídeo: Ashoka España

¿En qué consiste esta metodología educativa? Según explica Ashoka, en este centro organizan el horario en franjas durante las cuales desarrollan proyectos grupales, talleres y actividades relacionadas con diversos ámbitos. A lo largo de la semana trabajan por ámbitos temáticos, no por asignaturas, y se centran en lo emocional, afectivo y social a la hora de educar y transmitir conocimientos. Esto permite personalizar el aprendizaje para que cada alumno encuentre su lugar y el espacio en el que destacar y sentirse feliz.

“Los alumnos del Instituto de Sils también invierten dos horas a la semana en realizar servicios a su comunidad, requisito fundamental para su éxito dentro de la escuela. Si no, no pasan de curso”, explica Ashoka, que recoge el sentir de los docentes: “Creemos en la idea de mejorar el mundo a través de la mejora individual y la mejora del entorno inmediato. Sí, estamos convencidos de que, a partir de los pequeños y cotidianos cambios, llegan los grandes cambios”.

Artículos relacionados