​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

¿Cuál será el futuro del cine en casa? Conoce las nuevas alternativas y tecnologías que nos permiten ir al cine sin salir de casa.

Resulta tentador olvidar que, hasta hace veinte años, cuando hablábamos de ver una película en el salón, nos referíamos, sobre todo, a aprovechar que la echaban en la televisión  o a introducir una gruesa cinta grabada en el vídeo.

Si no la proyectaban cuando la necesitábamos o no la teníamos grabada, recurríamos normalmente a los videoclubs del barrio o la comprábamos en las tiendas y grandes almacenes. Una tímida minoría consumía la televisión por cable, un fenómeno muy novedoso y muy poco desarrollado entonces en España.

Por supuesto, el sonido era analógico y provenía de una sola dirección, la calidad de la imagen era mejorable (aunque apenas lo notásemos porque no podíamos compararla con lo que vendría) y eran muy pocos los que creían que la experiencia en casa tenía algo en común con la experiencia de las salas de cine. A ellas acudíamos en procesión a disfrutar de las películas de estreno.

Hoy el contexto es muy diferente. Ahora contamos con videoclubs online. Da igual que hablemos de la inmensa parrilla que ofrecen la televisión por cable de Movistar + o Vodafone –ahora con una penetración notable– o de plataformas de contenido bajo demanda como Netflix, Wuaki o Amazon. Prácticamente todas las películas que la mayoría desea consumir pueden descargarse automáticamente y el pago es sencillo, rápido e intuitivo.

Las televisiones están conectadas a internet (Smart tv) y la calidad de la imagen y el sonido, digitales, por supuesto, es infinitamente superior a la de finales de los noventa. La evolución tecnología como el plasma o el cristal líquido, la implantación de la TDT y la extinción acelerada de las cintas de vídeo en beneficio del DVD o el Blu-ray han permitido esta revolución de la industria. Apenas existe un hogar de cinéfilo que no se haya instalado un sistema de sonido envolvente que casi replica la experiencia de algunos cines.  

Es difícil adivinar el siguiente giro de esta historia vertiginosa, pero todo parece indicar que el cambio más drástico en la industria cinematográfica ya lo hemos visto. Hablamos de una revolución que ha redefinido, al mismo tiempo, los viejos sistemas de visionado, reproducción y distribución. Estamos, literalmente, en otro mundo.

El futuro a corto plazo vendrá marcado, con certeza, por el incremento de la definición de las pantallas de televisión (atención a la comercialización de los sistemas 10k), por la mayor integración de las tabletas en el home cinema, por el estreno de algunas películas directamente en las plataformas de pago, por el despegue de la interactividad de los contenidos y por un conocimiento más refinado del usuario gracias a sus datos que permitirá ofrecerle contenidos más ajustados a sus necesidades.  

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Comercialización del Espacio

    En esta tendencia analizamos cómo el avance de la tecnología está permitiendo la comercialización del espacio y el desarrollo de nuevas aplicaciones industriales en órbita como la fabricación e investigación o nuevas tecnologías de comunicación y observación.

  • Tamar Lifshitz
    Tamar Lifshitz

    Co Fundadora y Manager General en Elevator MED