​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

La normalidad tras el fin de los momentos más duros de la pandemia es una buena noticia. No obstante, las incertidumbres generadas pueden afectar al bienestar mental y emocional de muchas personas.

Una de las consecuencias menos deseables de la situación generada por la pandemia es, sin duda, la preocupación generada en trabajadores de prácticamente todos los sectores. Esta preocupación se cierne sobre diferentes ámbitos, desde el miedo a perder el empleo hasta la ansiedad generada por tener que volver de nuevo al puesto de trabajo presencial sin tener muy claras las medidas de seguridad, por poner solo dos ejemplos. En este sentido, uno de los retos que deben enfrentar quienes lideran proyectos y empresas es minimizar esas sensaciones, mitigar los temores e, incluso, tratar de crear una sensación de seguridad psicológica.

En este contexto, los emprendedores y líderes de startups pueden encontrarse con un plus de dificultad, debido a las condiciones económicas inciertas. De hecho, de igual modo que algunos proyectos han sabido capear la tormenta con un notable éxito, se han escuchado noticias sobre el hecho de que muchas han tenido que recurrir a despidos y reestructuraciones, lo que puede haber contribuido a mermar la salud y el bienestar emocional en los empleados del sector. 

Si bien no es fácil tener todas las respuestas, lo más importante en este punto es volver a la normalidad laboral y profesional con empatía. Por eso, seguir algunas pautas bien sencillas puede ayudar a los líderes a prepararse para las conversaciones y situaciones difíciles que se avecinan en las próximas semanas.

Comunicación clara y honesta con el equipo

Si bien siempre se agradece una comunicación clara con el equipo, nunca ha sido mejor momento que ahora para tener potenciarla equipo. Dadas las informaciones que han circulado en las últimas semanas, la mayoría de las personas saben que estos son tiempos convulsos y muy diferentes a cualesquiera otros vividos, y entienden que durante algún tiempo, las dificultades permanecerán. Por tanto, la fluidez en la comunicación y una actitud empática serán claves para encontrar soluciones, tanto a corto como a largo plazo. Es importante que el equipo comprenda cuál es su posición y luego planear conjuntamente el camino a seguir. Empatizar y ponerse en el lugar del otro es algo muy importante que debe demostrarse con palabras, pero también, y sobre todo, con hechos. 

Ofrecer apoyo y potenciar el bienestar emocional

La excepcionalidad de la situación ha supuesto un importante golpe para la salud emocional de muchas personas. A medida que empezamos a abrirnos a la nueva normalidad, podremos observar cuáles han sido estos efectos y sus  repercusiones. Muy probablemente, podremos ver cómo el estrés emocional es un problema que deberá ser combatido a medio y largo plazo. Por eso, es importante asegurar a los miembros del equipo y colaboradores alguna garantía de que este es un aspecto primordial. En la mano de los lidere están comprometerse con ello, para que cada persona de la organización sepa que si necesitan apoyo emocional, la organización los respaldará con las medidas razonables que sean precisas y oportunas.

Reevaluar la configuración del lugar de trabajo

Uno de los aspectos que más preocupación puede causar, por sus posibles riesgos sobre la salud, es el distanciamiento social. Por tanto, es importante responder a la pregunta sobre cómo nos aseguramos de mantener el distanciamiento físico sin perder las conexiones sociales. Después de haber trabajado desde casa durante semanas, meses en  muchos casos, todos esperan estar cara a cara y recuperar sus conexiones sociales. Es fundamental asegurarse de que el lugar de trabajo sea propicio para el nuevo entorno. La tendencia natural sería construir más barreras para evitar la propagación de la infección. Sin embargo, si bien es posible que en muchos lugares esa medida sea necesaria, no hay que perder de vista la necesidad de que ello no se haga a costa del bienestar social de las personas.

Atención a las señales

Cada persona maneja sus emociones de una forma diferente. No todos manejan las emociones de la misma manera. Desarrollar la capacidad organizativa para detectar señales de advertencia tempranas y ayudar a los compañeros a hacer frente al entorno en evolución será extremadamente crítico. Se debe prestar especial atención a las personas vulnerables que pueden tener un familiar enfermo en su hogar o un familiar que está al frente de la pandemia, tratando o cuidando a los pacientes. Tener acceso a un profesional de psicología que esté disponible por teléfono o por otros canales de comunicación, cuando sea necesario, para cada miembro del equipo, que se comunica explícitamente al equipo, es una forma de construir este sistema de alerta temprana y apoyo.

Cuidarse, lo más importante

Una de las principales causas de ansiedad entre los fundadores de startups es la necesidad de mostrarse fuertes incluso cuando las cosas no van tan bien como gustaría. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuidarse a sí mismo es, al menos, tan importante como cuidar al equipo. Por  tanto, es imperativo que los líderes den prioridad a su propio bienestar junto con el de sus equipos hasta que volver a la antigua normalidad o, en su caso, hasta que asumamos y aprendamos a vivir en esta nueva normalidad.

Artículos relacionados

Más en nuestra web