​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

En Europa está tomando fuerza la creación de una app para el rastreo del coronavirus, de manera que todos los países puedan contar con la misma tecnología y criterios epidemiológicos para luchar contra el Covid-19.

Desde el comienzo de la crisis originada por la pandemia del SARS-CoV-2, son múltiples las iniciativas que han surgido de creación de apps para el autodiagnóstico y seguimiento de contagios del coronavirus. El rastreo de contagios es el pilar fundamental para contener las pandemias y, en el caso actual, para evitar rebrotes.

Ya el 20 de marzo, nos hacíamos eco de la app lanzada por la Comunidad de Madrid, que en una primera fase sería de autodiagnóstico y recomendaciones y en una segunda, previsiblemente, de seguimiento de contagios.

También recogimos la iniciativa OPEN CORONAVIRUS, liderada por la oncóloga e ingeniera Aurelia Bustos, e inspirada en lo realizado en Corea del Sur, que a principios de marzo, lanzó una app que recopila información sobre la salud del usuario, la ubicación y los lugares que ha visitado, en función de la información de seguimiento GPS de su móvil. Con estos datos, la aplicación es capaz de notificar a las autoridades si una persona a la que se ordenó la cuarentena la está incumpliendo, o de alertar a otros ciudadanos cuando se descubre que han estado en contacto con un caso positivo.

Se han lanzado aplicaciones similares en Japón o Singapur, donde un sistema habilitado con Bluetooth notifica a los usuarios si han estado en contacto con una persona infectada.

En Europa existen ahora mismo dos grandes iniciativas, ambas con premisas parecidas, y tratando de salvaguardar al máximo posible la protección de datos de los individuos.

  1. PEPP-PT. Se ha constituido en Europa el Consorcio PEPP-PT (siglas en inglés de Pan-European Privacy-Preserving Proximity Tracing ), que desarrolla una app que conjugue la necesidad del rastreo -saber quién está contagiado y con quién ha estado en contacto-, con la privacidad que exige la Unión Europea a través del RGPD. España se ha sumado a esta iniciativa recientemente a través de la Secretaría de Digitalización e Inteligencia Artificial.
    La implementación de este sistema será open source, usando la licencia Mozilla License Agreement.
  2. DP-3T. En paralelo, la Comisión Europea ha lanzado un toolbox con características muy similares, cuya gran diferencia es la descentralización de los datos. PEPP-PT aboga por un sistema centralizado, y esta iniciativa por uno descentralizado. El protocolo DP-3T (Decentralized Privacy-Preserving Proximity Tracing) en el que se basa, maximiza la privacidad y al él se han sumado tanto Apple como Google, que han publicado una especificación conjunta que describe el soporte en iOS y Android.
    El protocolo DP-3T ha sido diseñado para proteger la privacidad al máximo:
  • Minimizar el uso de datos,
  • Prevenir el uso abusivo de los datos,
  • Prevenir el rastreo de usuarios no infectados y
  • Un desmantelamiento programado.

Se adapte un sistema u otro, lo que es seguro es que, en breve, Europa dispondrá de apps de rastreo de contagios, fundamental para poder luchar simultáneamente con la crisis de salud pública y con la crisis económica. Si se dispone de una herramienta de rastreo de contagios, se podrán abrir cada vez más actividades económicas con la seguridad de poder atajar cualquier nuevo brote.

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Inteligencia Artificial

    Tendencia que analiza cómo la Inteligencia Artificial mejorará aspectos de nuestra vida cotidiana como la educación, la salud o el trabajo.

  • Jay Olshansky
    Jay Olshansky

    Científico Jefe en Lapetus Solutions