​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Las empresas de todo el mundo quieren asegurarse un flujo continuo de ideas y de profesionales y han comenzado a trabajar desde la base misma de la educación.

Cada vez son más las empresas en todo el mundo que se implican de forma directa en la educación y aportan su granito de arena para formar al alumnado. Hace algunos años solo las empresas del ramo de la salud parecían interesadas ofreciendo charlas itinerantes por escuelas para dar charlas sobre sexualidad o higiene íntima.  Los buenos resultados de estas acciones publicitarias en el ámbito educativo –la fidelización de marcas de tampones o compresas, por ejemplo- han abierto brecha primero en la rama de la salud alimentaria.  

Proyectos educativos en las escuelas 

La necesidad de concienciar a la población en las ventajas de una dieta sana o prevenir la obesidad o la anorexia han empujado a empresas como Danone a implicarse directamente a través de las llamadas escuelas Danone que desarrollan planes de integración para alumnos desfavorecidos. Ya en el curso 2016-2017 estos programas consiguieron reducir en un 17% el consumo diario de bollería y aperitivos industriales y aumentar en un 20% el de verduras y derivados lácteos. No solo eso, las escuelas Danone también soportan planes para fomentar el deporte, prevenir la obesidad infantil y generar un buen sistema de valores que conciencie sobre la necesidad de alimentarse adecuadamente.  

Es evidente que el interés de una gran empresa como Danone, o como todas las empresas que desarrollan proyectos educativos en las escuelas, es asociar su marca a la de un futuro nicho de clientes. La competencia es tanta y tan diversa que es mejor adelantarse y asegurarse a la potencial clientela. Más allá del beneficio a futuros de estas actividades, lo cierto es que se esconde también la necesidad de desarrollar una sociedad saludable en todos los aspectos. Los programas, por supuesto, no son iniciativas publicitarias solamente. Cuentan con el apoyo de asociaciones como Ashoka o el Ministerio de Educación.  

Llegar y concienciar. Esa parece ser la idea de Ecoembes, empresa dedicada al reciclaje, que viene sosteniendo iniciativas para concienciar a la población desde la escuela de la necesidad de reciclar vidrio y de convencernos de que el medio ambiente es una cuestión de todos. Sin duda hacer “natural” el proceso de selección de basuras es el objetivo primordial pero, también, el de complementar la educación ambiental que tan importante es para la formación de las nuevas generaciones.  

Empresas como Telefónica, a través de su fundación, mantienen diversos programas de alfabetización en países en vías de desarrollo y aquí, en nuestro país, sostiene EducaRed que es uno de los portales de referencia educativa sobre Educación 2.0. Es abierto y cuenta con espacio para padres, alumnos y profesorado. Las razones de este gigante mundial de la comunicación para implicarse en la educación son las mismas que las que tiene la empresa coreana Samsung para haber organizado sus Escuelas Samsung o que la española BQ haya seguido sus pasos: la educación es una inversión segura que forma a los profesionales del futuro. Acciones en primaria como actividades extraescolares, campus o formación del profesorado están en el menú que ofrecen a los centros educativos que quieran reforzar sus planes de estudios. Todo suma a la hora de educar mejor y el punto de vista externo a la educación tradicional, la implementación de nuevas teorías educativas o de la investigación de la forma en la que aprendemos es posible gracias al extra que aporta la iniciativa privada.  

Entidades económicas como Bankinter, a través de su Fundación Innovación Bankinter,  también han tomado el camino de implicarse en la tarea de implementar la educación de nuestro país. Akademia es una experiencia, un programa de formación que pretende ayudar a estudiantes universitarios a prepararse para sacar lo mejor de sí mismo, hacer realidad sus ideas y explotar su talento. El objetivo es acudir allí donde está brotando el futuro del parque empresarial español para ayudar a que crezca fuerte.    

La idea de acabar con los viejos procesos de selección de personal para asegurarse, desde la base, que las bolsas de trabajo de los próximos años contesten rápidamente a las necesidades de estas empresas es el objetivo más deseado. Alumnos de hoy pero, en el futuro, profesionales formados a los que poder atraer a las estructuras de tu empresa a la que conocen bien, no solo por sus productos, si no por su espíritu empresarial. 

Artículos relacionados