​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Conoce las claves para que las startups puedan salir fortalecidas de la crisis sanitaria, social y económica producida por el COVID-19.

Desde la Fundación Innovación Bankinter hemos celebrado un ciclo de webinars para conocer el impacto del COVID-19 en diferentes ámbitos sociales y económicos y las oportunidades podremos encontrar dentro de esta situación.

El cuarto y último webinar ha servido para resaltar los retos y las oportunidades a los que se están enfrentando las startups durante y después de esta crisis.

Moderado por José Carlos Huerta, Jefe de análisis del programa Start-ups, han participado en el webinar el director del programa Start-ups, Javier Megías y Samuel Gil, Partner en JME Ventures.

A continuación, puedes ver el vídeo del webinar y conocer sus puntos más relevantes:

 

  • No debemos minusvalorar la crisis que atravesamos. Los efectos económicos de la misma aún son difíciles de cuantificar pero podrían ser devastadores.
  • Dependiendo del sector en el que operen las startups, la crisis está sirviendo de acelerador de su actividad o de freno.
    • Para las startups más digitales, los expertos advierten que se debe estar muy atento a si el uso de sus servicios y productos es coyuntural o podría ser parte de lo que se denomina la “nueva normalidad”. Otro aspecto clave es el coste de adquisición de nuevos clientes y su payback (retorno de la inversión): si es rápido, excelente. Si es de varios meses, atención a que sean clientes que se puedan fidelizar más allá de la situación de confinamiento.
    • Para las segundas, que requieren de interacciones físicas, es el momento de repensar el modelo de negocio, los canales de distribución y los procesos de la startup para minimizar los riesgos.
  • En todos los casos, recomiendan mucha prudencia y tomar decisiones pronto y severas: si hay que recortar costes, hacerlo inmediatamente.
  • Javier, utilizando un símil automovilístico y el concepto del “Martillo y la Danza”, introducido por Tomás Pueyo, nos mostró el complicado equilibrio entre las medidas diseñadas para actuar de inmediato y con contundencia para evitar al máximo el golpe de la crisis (Martillo) y las que van encaminadas a aprovechar la salida de la crisis y empujan hacia una reactivación de la economía (La Danza).
  • Como recomendación general, todas las startups deben trabajar la antifragilidad, concepto introducido por Nassim Nicholas Taleb, en el sentido de que puedan resistir eventos difíciles de predecir. Siendo alta la probabilidad de que ésta no sea la última pandemia, prepararse para que la próxima nos pille preparados.
  • Otra de las tendencias a la que nuestros expertos apuntan, es el teletrabajo, donde surgen oportunidades no sólo para ir hacia modelos de empresa 100% remotas, sino también alrededor de los cambios sociales que pueden producirse como vivir en entornos rurales, reconfigurar los espacios de oficinas o repensar el coworking.
  • Las grandes oportunidades surgirán, según Samuel, para quienes detecten cambios que están ya ocurriendo y que no son nada obvios de percibir por los demás.
  • El “streaming” y el comercio electrónico se están consolidando y pueden surgir oportunidades en nuevas formas de relaciones sociales digitales, más allá de las redes sociales al uso.
  • Respecto a los inversores, nuestros expertos perciben que las decisiones se van a relentizar y que las startups que operen en mercados muy afectados por la crisis, difícilmente van a recibir inyecciones de capital por la dificultad en valorar el riesgo. En todo caso, su mensaje es positivo: Los inversores tienen ganas de invertir y hay mucho capital disponible. Están abiertos a estudiar nuevas operaciones.
  • Respecto a los sectores más favorecidos, se apuntan:
    • Los relacionados con la Salud y la Educación, por el derribo de barreras burocráticas y regulatorias propiciado por la crisis.
    • La “Passion Economy”, término acuñado por Adam Davidson y que se refiere a la monetización en red de nuestros talentos, pasiones, aficiones, curiosidades.
    • Trazabilidad, apoyada en Blockchain.
    • A nivel industrial, la automatización y robotización, en búsqueda de mayor resiliencia.
    • Como sector transversal, todo aquello relacionado con la ciberseguridad. 

Como conclusión, nuestros expertos recomiendan distinguir muy bien entre los retos y las oportunidades que son coyunturales de aquellos que sean estructurales. Y, sobre todo, asumir que todos tenemos miedo y que un emprendedor tiene que probar y probar y probar.

Tras conocer cómo minimizar el impacto del COVID-19 en nuestro cerebro, el impacto de esta pandemia en la economía y el trabajo, y la innovación como herramienta de creación de oportunidades, este es el cuarto webinar del ciclo sobre el Impacto del COVID-19 en varios aspectos de nuestro día a día.