Las startups españolas demuestran, una vez más, la buena salud del ecosistema y se convierten en objeto de deseo para la inversión internacional.

2021 no podría haber arrancado mejor para el ecosistema emprendedor español. Durante el primer trimestre, el volumen de inversión recibida ha sido equivalente al volumen total de 2020, alcanzando la cifra de 1.080,02 millones de euros. Además, este Q1 se ha posicionado como el segundo trimestre con mayor actividad de la historia, solo por detrás del último cuarto de 2020. Y los grandes inversores internacionales han tenido mucho que ver con estos dos datos.

El informe Tendencias de inversión en España Q1 2021, elaborado por el Observatorio de Startups de la Fundación Innovación Bankinter, nos muestra que la inversión extranjera también ha batido récords, con 683,7 millones de euros colocados en un solo trimestre, un 611% más que en los últimos tres meses de 2020. El número de operaciones en las que han participado, sin embargo, ha descendido y se acota al 18,3% del total. Esto se debe a su intervención en rondas de alta densidad en fases de crecimiento.

La inversión extranjera ha aumentado considerablemente su peso relativo en el ecosistema español, ya que no solo han participado en varias megarrondas a lo largo del trimestre, sino que también han tenido mayor presencia en rondas más tempranas: han estado en 10 operaciones de menos de 5M€ y, algo más atípico todavía, en 5 operaciones de menos de 1M€. 

Javier Megias, nuestro director del programa Startups, explica que las fases en las que invierten son, principalmente, a partir “de Series B, aunque cada vez es más habitual que las Series A estén lideradas por un inversor extranjero, incluso en algunas ocasiones las operaciones de fase semilla”. 


 

Por otro lado, destaca la presencia de inversores europeos y norteamericanos en rondas de más de 1M€, al igual que la reaparición de inversores asiáticos, como SoftBank, que a lo largo de 2020 prácticamente desaparecieron. La razón de que regresen es que la inversión extranjera, explica Megias, siempre va a fijarse en aquellos sectores que atraen más inversión. Y que vuelvan inversores que se habían ido es una buena señal.


Uno de los motivos generales para las buenas noticias que está dando este trimestre se encuentra, como se ha dicho antes, en las denominadas megarrondas, aquellas de más de 50M€, especialmente las que han tenido que ver con las operaciones de Idealista, Wallapop o Job and Talent, que son una parte relevante del volumen de este año. Así, Megias defiende la madurez de empresas que, como Wallapop, tienen experiencia en el mercado y que están preparadas para optar a este tipo de movimientos: “Para que puedan hacer una ronda tan grande ahora han tenido que pasar otras tantas y muchos años a sus espaldas”.

El director de Startups asegura que España ha aumentado su visibilidad en todo el mundo y que ya está entre los mercados que los Venture Capital (VC) internacionales analizan habitualmente.

Además, hay una corriente cada vez más potente en Estados Unidos en la que sus inversores están poniendo la mirada en Europa, a la que ven como fuente de grandes operaciones y sede de compañías con mucho potencial.

A pesar de que el primer trimestre de 2021 ha arrancado con fuerza, es complicado predecir qué ocurrirá en el futuro. Megias cree que si la tendencia se mantiene “veremos cada vez más no solo a inversores extranjeros participando en rondas de Serie B en adelante, sino también a emprendedores abiertos a que sus primeras rondas sean lideradas por inversores extranjeros”.

Saber qué esperan encontrar los inversores extranjeros en las startups españolas no es sencillo, pero Megias concluye que, pese a lo difícil que resulta sacar un factor común, “en general todas son compañías con mercados muy grandes, ambición internacional y una ejecución brillante de sus modelos de negocio”.

Artículos relacionados

Más en nuestra web