​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Cuando la startup ya ha optimizado su modelo de negocio, el siguiente paso es crecer. Conoce las opciones de financiación para afrontar la siguiente etapa de tu startup.

El camino que recorre una startup es incierto y está lleno de altibajos. El otro día, una emprendedora cuyo negocio cumple más de cinco años, explicaba que uno tiene que estar preparado para esta montaña rusa, no solo cuando sube, sino también cuando baja. Y en el terreno de la financiación privada, los vagones están a punto de llegar a su destino.

Cuando la startup ya ha optimizado su modelo de negocio, el siguiente paso es crecer, crecer y crecer. ¿Cómo lo hace? Desarrollando nuevos productos, entrando en nuevos mercados o realizando adquisiciones para expandir su negocio y competir de forma intensiva contra sus rivales, a cambio de sacrificar de forma temporal su rentabilidad. Lo importante es que se ha reducido el riesgo y que la máquina funciona sola.

Esta fase se conoce como late-stage, y la financiación que acompaña a las empresas que han alcanzado esta fase se denomina growth capital. Llegados a este punto, son varios los pretendientes que le salen a la compañía, entre ellos:

Gestoras de venture capital y de private equity que administran fondos de growth capital.

En primer lugar, recordar que la diferencia principal entre una gestora de VC y otra de PE es que la primera suele invertir en empresas en fases iniciales y con un mayor riesgo; mientras que la segunda dirige sus inversiones a compañías en etapas de crecimiento o ya consolidadas. A veces, sin embargo, ambas gestoras operan en un mismo estadio: el late stage.

El growth capital o capital expansion, según la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (Ascri), se refiere a la financiación del crecimiento de una empresa con beneficios. "El destino de los fondos puede dirigirse a la adquisición de activos fijos, al incremento del fondo de maniobra para el desarrollo de nuevos productos o al acceso a nuevos mercados. Son inversiones de mayor volumen y menor incertidumbre por la existencia de datos históricos".

Cabify o Scytl son algunos de los ejemplos cuando hablamos de rondas de financiación en empresas late-stage. Los últimos datos de 2017 confirman que, en nuestro país, se cerraron operaciones por valor de 217 millones de euros en cincuenta compañías en esta fase. Casi la mitad (23) recibían inversión de fondos VC por primera vez.

Más diferencias entre Venture Capital y Private Equity.

Si las prioridades de los fondos de VC suelen ser el equipo fundador, los ingresos o los ratios de crecimiento de la startup; los PE, en cambio, priorizan el ebitda, el flujo de caja o el IRR (Internal Rate of Return). El perfil de los gestores de cada fondo también difiere el uno del otro: en el primer caso suelen mezclarse emprendedores con profesionales del sector financiero. En el segundo caso, mayoritariamente son banqueros y profesionales del sector financiero.

¿Qué tipos de operaciones se cierran en la fase late-stage? Continuando con la serie anterior, el emprendedor pasa de la Serie A y B, a las Series C y D.

Fuente: Cloudways.com

Venture debt.

A medio camino entre el préstamo convencional y la inversión en capital, a este instrumento de financiación se le conoce más por su traducción al español: préstamos convertibles en acciones. Los préstamos convertibles en acciones son un complemento a la financiación mediante capital privado que permiten transformar el crédito en acciones para compensar el riesgo de impago. Algunas características:

  • Las firmas que ofrecen venture debt no ofrecen sus servicios a una startup que no haya levantado capital anteriormente. La cuantía del préstamo, de hecho, suele ser un porcentaje determinado del importe total de la ronda.
  • La financiación venture debt incluye intereses, cláusulas restrictivas y garantías adicionales (como podría ser un descuento para invertir en la siguiente ronda de financiación).
  • Está disponible tanto para startups que empiezan como para empresas en crecimiento, pero cada fase repercute directamente en las condiciones del préstamo. La idea es poder pagar el préstamo holgadamente, no ahogarse en los intereses de este.
  • Para los fundadores, es una forma de obtener capital y evitar su dilución.

Bancos.

Aunque no es la fórmula más habitual para una startup, existen algunas firmas como Silicon Valley Bank (Estados Unidos) que ofrecen préstamos a startups; o Bankinter, que cuenta con una línea de financiación especial llamada Líneas ICO 2019 y dirigida a empresas y emprendedores.

Si quieres conocer otras formas de financiación para startups, haz click aquí.

inversión startups

Artículos relacionados

Más en nuestra web