Emprendedores 23 Dic 2020

Lidiar con el estrés y las emociones como fundador de una startup,especialmente en épocas de crisis

Crear una startup exitosa es una experiencia muy satisfactoria. Sin embargo, hay que ser consciente de que pueden aparecer problemas, también personales, como el estrés. Saber lidiar con ello es fundamental

Es cierto que es frecuente escuchar que las épocas de crisis son, también, épocas de oportunidades. Y, sin duda, esto es así en muchos casos. Sin embargo, no conviene olvidar que las crisis pueden afectarnos de forma negativa en diferentes aspectos, tanto profesionales y empresariales como personales y sociales. Por eso, aunque no ponemos en duda la premisa inicial, es conveniente no olvidar que las crisis son épocas duras. También, y de forma especial, para las startups y los emprendedores, que pueden ver como el esfuerzo, el tiempo y las buenas ideas no se ven recompensadas, lo que puede crear desmotivación, frustraciones y estrés.

El estrés no solo afecta a nuestro bienestar mental, emocional y físico, sino también  nuestra startup en su conjunto. Un entorno estresante puede provocar desacuerdos entre los miembros del equipo, retrasos, desmotivaciones, indisciplina, etc. Pero el mayor impacto se puede sentir en la salud mental de los fundadores: depresión, ansiedad, agotamiento o simplemente la incapacidad para tomar decisiones.

Aquí proponemos algunos consejos para tratar de lidiar con estrés y evitar que pueda afectar negativamente a nuestro papel como líderes de nuestro proyecto.

Reconocimiento y autoconciencia

La aceptación de que estamos viviendo una situación difícil es el primer paso para lidiar con toda la incertidumbre que nos rodea. Esto significa que debemos dejar de lado los sentimientos de culpabilidad. Por eso, hay que tomar consciencia de que las crisis existen, y van a aparecer de vez en cuando, muchas veces sin previo aviso, y tratar de centrarnos en  identificar oportunidades en medio de los cambios. Así, liberarás tu mente para responder a la nueva realidad con nuevos procesos y estrategias mentales.

Al fin y al cabo, el estrés es una respuesta natural a hacer algo que es a la vez difícil e importante. En consecuencia, comprender las emociones en situaciones estresantes y ser capaces de utilizar algunas técnicas de respiración, estiramiento y atención plena, podrán ayudarnos a recuperar el control en estas situaciones.

Crea una organización resistente

Si eres el encargado de dirigir tu startup y muestras estrés ante tu equipo y compañeros, lamentablemente, es probable que el resto no solo lo perciba, sino que, de alguna manera, se contagie. El resultado puede ser una montaña rusa colectivamente emocional, con más que probables malos resultados.

Para evitarlo, la clave es fortalecer la organización y el equipo. Y, en esto, la comunicación positiva y recíproca con los miembros del equipo, estableciendo circuitos de retroalimentación honestos, es fundamental. Si atisbamos cualquier señal de fatiga entre el personal, hemos de abordarlo con sinceridad, para que no se sienta aislado en el proceso.

Por eso, hay que liderar con el ejemplo y con la empatía apoyando a cada miembro del equipo para realinear las expectativas, restablecer los objetivos y ajustar la carga de trabajo. Si bien algo de presión es inevitable para el rendimiento del equipo, la noción de fuerza combinada tiene que estar muy presente. La construcción de una fuerza laboral emocionalmente inteligente es una de las principales claves para la supervivencia de una startup durante y después de una crisis.

Reforzar la cultura y la sensación de pertenencia a la organización

La construcción de la cultura empresarial es uno de los roles más importantes de cualquier fundador de startups. Reavivar la pasión y el propósito impulsará la energía para unir equipos en torno a creencias comunes. Sin embargo, en un contexto como el actual , en el que el teletrabajo y el trabajo remoto se han implantado en muchas compañías, esto puede ser algo complicado. Por ello, debemos dedicar algo de tiempo a comprender cómo las interacciones digitales pueden recrear la "sensación de oficina" y construir nuevos vínculos virtuales e híbridos.

También se puede avanzar en la implementación de procesos que permitan una mejor colaboración y conexión entre todos. Las llamadas online no son su único recurso: 'reinventar las reuniones' siendo creativos y flexibles en las herramientas de comunicación, sugerir coaching online y fomentar interacciones informales.

Cuida tu salud

Los estudios apuntan que los emprendedores son más propensos a sufrir problemas relacionados con la salud mental que la población en general. Un entorno de presión y de incertidumbre, genera dudas, depresión y ansiedad. Una realidad que, en muchas ocasiones, tiene su causa en un enfoque del pensamiento: "yo soy mi empresa".

Romper este ciclo comienza cuidando tu cuerpo. Gran parte del daño causado por el estrés se debe a los efectos acumulativos de la hormona cortisol. Cuidar tu cuerpo puede ayudarte a contrarrestar el estrés, y esto significa dormir bien, una dieta equilibrada y hacer ejercicio. Pero, también, dedicarte tiempo a ti mismo.

Recuerda que no, no estás solo

Trabajar para crear y hacer crecer una startup es complicado y, por qué no decirlo, a veces puede ser caótico. En estos escenarios es habitual sentirse solo, especialmente durante las crisis y los períodos estresantes. Esta soledad no es inevitable. Las comunidades de empresas emergentes, otros fundadores, expertos e inversores pueden desempeñar un papel importante para respaldarte y ayudarte. 

Fomentar una relación sólida con los mentores te permitirá desahogarte con conversaciones productivas y poner tus opciones de decisión en perspectiva. Además de la tutoría, intenta mantener tus rutinas sociales normales y trata de encontrar fórmulas para expandir tus redes.

Artículos relacionados

Más en nuestra web