​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 10 Sep 2018

Lo que Manuel Bartual y sus hilos de ficción le pueden enseñar a tu startup

Bartual no solo nos ha entretenido a todos, sino que además nos ha dado varias lecciones que cualquier empresa digital y medianamente innovadora debería poder aplicar a su visión a futuro.

Si tienes Twitter (¿hay algún emprendedor que no tenga Twitter?), seguro que conoces a Manuel Bartual. El escritor y dibujante se dio a conocer a todo el gran público en el verano de 2017 gracias al hilo de ficción sobre sus extrañas vacaciones. Volvió a repetir operación en Navidad y ahora, en el verano de 2018, ha superado todas las expectativas con el hilo de Nela García, la falsa programadora que se encontraba el móvil de una chica muerta… y para enterarte del resto tendrás que leer el hilo.

En estas tres ocasiones, Bartual no solo nos ha entretenido a todos, sino que además nos ha dado varias lecciones que cualquier empresa digital y medianamente innovadora debería poder aplicar a su visión a futuro. Son algunas de las siguientes:

  1. Todo está por hacer. Cuando pensábamos que ya no quedaba nada por inventar, llega Bartual y se saca de la manga una novela de ficción narrada por episodios de tiempo muy breves y en tiempo casi real, de modo que la tensión se alarga durante varios días. Está claro que esto ha lanzado un claro mensaje a todos aquellos que se consideran innovadores: aún quedan muchas cosas por inventar.
  2. Un pequeño cambio puede revolucionar todo. Cada vez que en Twitter ha habido un hilo de este tipo, han sido muchos los que ponían comentarios similares al siguiente: “Los que estáis flipando con los hilos, hay una cosa que sí que os va a dejar locos: se llama libro”. No nos engañemos: este tipo de mensajes no solo son un poco  rancios, sino que además hacen muy poco esfuerzo para empatizar con las demandas de los consumidores actuales.
  3. Bartual nos  ha demostrado una cosa: la ficción (o la ficción mezclada con la realidad) no tiene por qué ser exclusiva de los libros y novelas de toda la vida. Si la gente se pasa gran parte de su tiempo en redes sociales, ¿por qué no hacer contenido literario y de ficción para esa plataforma? ¿Por qué obligar a tu usuario a irse a tu canal comunicativo en vez de adaptarte tú al suyo? Al final los hilos de Manuel Bartual son el ejemplo de que la ficción se puede llevar a muchos canales y seguir triunfando.
  4. Atrapa a tu usuario. Las ficciones de Bartual se podrían haber contado en un hilo que no se extendiese mucho más allá de un par de horas si se publicasen de manera seguida. Sin embargo, el escritor optó por ir dando pequeñas dosis a sus seguidores para que siguiesen la historia poco a poco, consiguiendo de este modo mantener la tensión. Además, cuando Bartual o Nela García se encontraban ante una encrucijada que resolver, eran sus propios seguidores los que les ayudaban, con lo cual conseguían retenerlos.
  5. Prescripción. Siempre decimos que los usuarios o clientes de una startup deben ser tus mayores suscriptores: ¿qué mejor publicidad que tenerlos a ellos siendo los que más te recomiendan a otras personas? Eso es precisamente lo que ha pasado con los hilos, que fueron creciendo y viralizándose gracias a las interacciones y retuits. Además, en el caso de Nela García fue especialmente meritorio, ya que fue un perfil creado desde cero. De hecho, antes de que comenzase su famoso hilo, Nela tenía poco más de 100 seguidores, mientras que ahora mismo tiene ya más de 150.000.

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Ciudades disruptivas

    Esta tendencia analiza la evolución de las ciudades en la próxima década, convirtiéndose en ciudades inteligentes y disruptivas.

  • Blair Sheppard
    Blair Sheppard

    Senior Associate Dean en The Fuqua School of Business, Duke University