​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Te contamos algunas de las metodologías y herramientas que utilizan las startups para facilitar la comunicación, crear cultura de empresa y un equipo de trabajo cohesionado.

En las startups están acostumbrados a trabajar en remoto ya que en muchos casos todos o algunos de sus miembros teletrabajan. Y esto tiene un impacto importante: cuando alguien trabaja a distancia, todos lo hacen, en lo tocante a forma de trabajar y enfoque. En este post compartimos algunas de las metodologías y herramientas que utilizan las startups para que sirvan de inspiración durante este tiempo de cuarentena.

A nivel de organización y gestión, dada la importancia de focalizar los recursos en lo correcto, las startups habitualmente siguen una metodología ágil de ejecución para darle ritmo al trabajo y organizarse:

  • Definen o redefinen la estrategia cada trimestre con OKRs o similar
  • Tienen sprints cada dos semanas aproximadamente para seguir el cumplimiento de objetivos y adaptarse a cambios
  • Hacen reuniones diarias para compartir y conocer las tareas de todo el equipo, e identificar posibles cuellos de botella o problemas (las famosas ‘daily’).
  • Muchas establecen uno o más días a la semana sin reuniones, en el que cada integrante del equipo pueda trabajar individualmente en sus tareas y focalizarse en deep work.

Alineado con estos principios, y con el fin de  lograr ser eficientes y poner el foco en lo importante, en las startups ponen en marcha estrategias y metodologías de trabajo como:

  1. Gestión por OKRs. Se definen los objetivos por cada uno de los ciclos, con una descripción del mismo y resultados medibles a conseguir, con total transparencia. Es decir, todo el equipo de trabajo conoce los objetivos y el día a día de todos y cada uno de los integrantes del equipo, y cómo estos están enlazados.
  2. Alineación de la compañía en torno a un objetivo prioritario. Las startups limitan las tareas en paralelo y se centran en conseguir un impacto concreto, enlazando las tareas y OKRs del equipo con las definidas como importantes por la compañía.
  3. Cuando aparece una tarea clave, se alinean todos los miembros del equipo para trabajar primero en ella, y ésta tiene prioridad absoluta sobre las demás tareas.  
  4. Para no caer en la sobrecarga y pérdida de objetivos (muchas cosas importantes = ninguna), se limita a 2-3 el número de tareas que puedes ejecutar en paralelo.

En muchas startups es habitual que algunos o todos sus miembros trabajen en remoto (que no es lo mismo que teletrabajar, algo más coyuntural), por lo que es esencial contar con una herramienta de comunicación que facilite la comunicación, crear cultura de empresa y un equipo de trabajo cohesionado. Para ello, existen diversas herramientas para cumplir los objetivos:

  • Plataformas para hacer videollamadas y reuniones en grupo como Whereby, Zoom, Teams, y que son clave para este tipo de compañías
  • Herramientas de mensajería como Slack, Teams, Twist: para estar en permanente contacto con los miembros del equipo, crear salas de discusión, y para intercambiar y trabajar en grupo con archivos. Además, integraciones y bots para, por ejemplo:
    • Hacer seguimiento de las reuniones.
    • Avisar sobre hitos de negocio de manera automática.
    • Reconocer el trabajo del equipo.
    • Atender a los usuarios como Intercom, Zendesk.
    • Recibir menciones en Twitter o nuevos posts de un blog.
  • Automatizaciones con Zapier o Integromat, para ejecutar automáticamente ciertas acciones entre diversas aplicaciones. Por ejemplo, si un cliente se registra, automáticamente se guarda en la base de datos, se analiza la empresa a la que pertenece y se le añade a una lista de llamadas determinada.
  • Sistemas de documentación o wikis como Notion, para plasmar conocimiento de la organización y procesos de trabajo.
  • Herramientas de recursos humanos como Charlie HR o Bonusly, para facilitar las tareas administrativas relacionadas con la gestión del equipo o potenciar el reconocimiento de los empleados.
  • Formularios sencillos para medir la felicidad de los empleados como Typeform o Google Forms. Siguiendo la filosofía de “La empresa más feliz del mundo” de David Tomás, muchas startups implementan herramientas sencillas para monitorizar el clima de la empresa y el nivel de felicidad del equipo.
  • Gestores de tareas como Asana, Trello o Microsoft Planner, para organizar proyectos priorizando tareas, asignando roles a los miembros del equipo, así como plazos, y aterrizar los OKR definidos para el periodo.
  • Sistemas para la gestión de clientes como Salesforce o Pipedrive.

De todo esto se deriva una de las fortalezas de las startups que a veces no es tan conocida, su capacidad de poner a trabajar a los procesos para ellas y no al revés. Y para ello, nada mejor que automatizar tareas repetitivas o de poco valor con herramientas o integraciones, de forma que puedan focalizar el esfuerzo del equipo donde hay valor añadido.

Artículos relacionados

Más en nuestra web