​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Conjugar la labor científica e investigadora inherente a las universidades con las ideas innovadoras, puede generar soluciones sociales y económicas a los múltiples desafíos surgidos por el COVID-19.

Las universidades siempre se han asociado y han tenido una función de investigación científica y teórica, aunque últimamente se están convirtiendo, cada vez más, en la principal fuente de innovación para muchas startups y organizaciones sociales. Lo que ayuda a mejorar la situación en esta pandemia del COVID-19. 

De la Universidad a crear una startup 

Las facultades están atrayendo a emprendedores que están trabajando en problemas desafiantes con importancia en el mundo real. Muchas veces, son los propios estudiantes universitarios los que crean una startup a raíz de un trabajo realizado en la Universidad, o se inspiran en un proyecto realizado para proponer una solución a un problema social, económico o de salud pública.

Existe un enorme potencial en las universidades para dotar a muchas personas con habilidades empresariales, creativas y tecnológicas, que pueden acelerar la recuperación económica tras la pandemia.

Las universidades son lugares únicos para acelerar nuevas empresas:

  • Son independientes de la industria.
  • Tienen acceso a redes multidisciplinares, capital intelectual, experiencia académica, líderes intersectoriales, talento estudiantil y redes empresariales.
  • Son capaces de acelerar empresas en todos los sectores dentro de su ecosistema.
  • Reúnen perfiles multidisciplinares: Humanidades, Ciencias Sociales, Ciencias Físicas, Medicina, Ingenierías.

Programas como Akademia, que tenemos en la Fundación Innovación Bankinter, que cuenta con un claustro de profesores compuesto por directores de innovación, emprendedores, científicos y expertos en tecnología, preparan a los estudiantes a enfrentarse al mundo real y a saber cómo se resuelve un problema real a través de una idea innovadora.

Por su naturaleza, las universidades son organizaciones centradas en las personas, y por esta razón están bien posicionadas para incorporar una cultura de negocios responsables en las empresas que fomentan. Pueden influir activamente en la creación de empresas que sean socialmente responsables, priorizando el propósito sin olvidar los beneficios.

Con la crisis causada por la pandemia del COVID-19, se necesita crear nuevos empleos, volver a capacitar a quienes se han quedado en el paro y brindar oportunidades a los recién graduados, qu3e ya no tienen una carrera clara y definida. El modelo de innovación de triple hélice -colaboración entre las universidades, la industria y las Administraciones Públicas-, para fomentar el desarrollo económico y social es más necesario que nunca.

Para ilustrarlo, en Reino Unido las startups y empresas sociales creadas por estudiantes generaron alrededor de mil millones de euros en 2018, según la Agencia de Estadísticas de Educación Superior de RU. Casos de éxito en ese país son:

  • Onfido, una startup tecnológica con soluciones de verificación de identidad, que comenzó en la Universidad de Oxford, cerró una ronda de financiación de 100 millones de dólares en mayo de 2020 y emplea a más de 400 personas.
  • Eigen Technologies, otra startup tecnológica especializada en procesamiento de lenguaje natural y fundada por un estudiante también de Oxford, ha recaudado 60 millones de dólares.

Desde la Fundación Innovación Bankinter organizamos webinars sobre el impacto del COVID-19 en los diferentes ámbitos sociales y económicos y qué oportunidades podremos encontrar dentro de esta situación, además de una encuesta a los expertos del Future Trends Forum. Puedes encontrar los resultados en el informe “Innovación: la oportunidad en tiempos de COVID-19” y acceder a los vídeos de los expertos que participaron en el ciclo de webinar “Impacto del COVID-19”

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Comercialización del Espacio

    En esta tendencia analizamos cómo el avance de la tecnología está permitiendo la comercialización del espacio y el desarrollo de nuevas aplicaciones industriales en órbita como la fabricación e investigación o nuevas tecnologías de comunicación y observación.

  • Camille Beatty
    Camille Beatty

    Emprendedora