​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 13 Ago 2018

Los empleados y el estrés de una startup: cómo tener motivado a tu equipo

Si crees que el estrés del día a día puede agotar a tu equipo, aquí van algunos consejos para mantenerlo a flote durante todo el tiempo necesario.

Montar una startup es algo fantástico… o no. Porque al principio todo es ilusión, esfuerzos y ganas de que las cosas salgan bien, pero antes o después te vas a encontrar con las dificultades con las que se topa cualquier emprendedor. Y no siempre es fácil lidiar con ese tipo de situaciones.

Y si no es fácil para ti, que te estás jugando todo, tampoco lo será para tus empleados, que no aceptarán de buen grado verse sometidos a un considerable nivel de estrés por un proyecto que les encanta, sí, pero que no es suyo, sino tuyo. Si crees que el estrés del día a día puede agotar a tu equipo, aquí van algunos consejos para mantenerlo a flote durante todo el tiempo necesario.

1. Que trabajen 8 horas al día

Parece obvio, ¿verdad? Pero no siempre lo cumples, y lo sabes. Repetimos: sabemos que este es el proyecto de tu vida y vas a poner todo tu empeño en que salga bien, pero en el caso de ellos no es así. Su trabajo puede entusiasmarles, pero es eso, trabajo. Procura que no acabe agotándoles.

2. Sueldo… o acciones

Así que quieres contar con el mejor experto en la última tendencia tecnológica, ¿eh? Pues ya sabes: te va a tocar abrir bien el bolsillo. Quizá no puedas permitirte una inversión así porque cuentas con poca financiación, pero en esos casos plantéate darle a tu equipo un porcentaje de acciones. Si las cosas van mal y descubren que están trabajando demasiado por un aliciente económico muy bajo, da por seguro que acabarán por querer marcharse a otro sitio lo antes posible.

3. Side projects/libertad

Supongamos que no puedes ofrecerles ni un buen sueldo ni unas acciones medianamente atractivas. En ese caso, procura darles un poco de libertad. ¿Tienen algún side project? ¿Están pensando en colaborar con alguna otra empresa? Déjales hacerlo. Sabemos que suena raro, pero si un día descubren que están atrapados en un empleo que no les gusta, se irán (o peor: se quedarán… a calentar la silla y presenciar el funeral en directo).

4. Motivación y retos

Es una de las frases que siempre se dice: “Tienes que motivar a tu equipo”. Pero, ¿en qué consiste esa motivación? ¿Qué les dices para tenerlos motivados? Porque si les dices que la empresa puede ser el nuevo Google pero resulta que ellos no tienen acciones, igual motivarles, lo que se dice motivarles, no les motiva mucho. Si  de verdad quieres que estén motivados, mételes en un trabajo que les haga plantearse retos y que les haga crecer profesionalmente. En definitiva, que salgan de tu empresa sabiendo más que cuando entraron en ella.

5. Sé transparente

No se trata de que les pases el Excel con los ingresos y los gastos, pero sí de que les cuentes cómo va la empresa: los retos que tenéis, las victorias que vais consiguiendo, los problemas que te acaban de surgir… Sobre todo sé transparente en caso de que las cosas vayan peor de lo esperado; a nadie le gusta enterarse de un día para otro de que su empresa va a cerrar y se va a la calle.

Artículos relacionados

Más en nuestra web