En un mercado saturado de publicidad, el reto es llamar la atención de los potenciales clientes pasa por ofrecerles información significativa y promover la experiencia de marca.

Engagement” es uno de esos términos en inglés que tienen un equivalente claro en castellano: compromiso. Su origen se encuentra en una estrategia de ventas conocida como AIDA (acrónimo formado por los términos anglosajones: Attention, Interest, Desire y Action), basada en ofrecer toda la información a los potenciales clientes para tratar persuadirlos de realizar una determinada compra. Aunque este modelo fue creado en 1898 por Elias St. Elmo Lewis; más de un siglo después, este sigue siendo muy popular.

En el contexto actual, los potenciales compradores, ya sean consumidores o empresas, se ven abrumados por una ingente cantidad de anuncios y mensajes de marcas de todo tipo. De todos ellos, al cabo del día, solo recordarán unos pocos, por lo que ser capaces de llamar la atención de una forma diferente puede marcar la diferencia.

Es para lograr este objetivo en el que el engagement marketing es una herramienta útil. Consiste en fomentar el compromiso, es decir, las relaciones duraderas y estables, a través del uso de contenido estratégico y atractivo para generar interacciones significativas entre la marca y el cliente objetivo. Para ello, apuesta por un enfoque multicanal que utiliza marketing por correo electrónico, marketing de contenido, marketing en redes sociales y automatización de marketing.

Al utilizar datos basados ​​en quiénes son y su comportamiento, los especialistas en marketing pueden llegar de manera personalizada y significativa con el beneficio adicional de mover a los clientes a lo largo del embudo de ventas más rápidamente mediante la creación de programas dirigidos y estratégicos. Dicho de otro modo, no solo se lanza un  mensaje que espera ser leído o escuchado, sino que se anima al cliente a participar en la experencia de marca.

¿Cómo aplicar el engagement?

Existen algunas fórmulas para aplicar estas ideas de forma efectiva. Aquí señalamos algunas claves que pueden ser de utilidad

Desarrollar una estrategia clara que fomente la participación. El primer paso consiste en preparar un plan y un enfoque claros para este tipo de marketing. Deberá incluir cómo llegar a los receptores del mensaje y cómo responder e interactuar con sus participantes comprometidos.

Integrarlo con el mix de marketing. Obviamente, las marcas tratan de hacerse notar utilizando diferentes herramientas. Es importante que todas ellas sean coherentes. Por eso, es interesante incluir, siempre que sea posible, en las comunicaciones de marketing un “call to action” que trate de fomentar la participación: desde simplemente solicitar comentarios o publicaciones en los blogs o foros hasta alentar las revisiones de sus productos y servicios.

Centrarse en el contenido para fomentar la relación. Este factor es fundamental para interactuar con la audiencia. Es necesario comprender que construir relaciones genuinas con contenido importante para el individuo es la mejor manera de lograr los objetivos comerciales clave para el marketing de participación.

Promocionar suscripciones. Otra opción muy interesante es hacer uso de técnicas basadas en permisos para fomentar las suscripciones con formularios web optimizados, registros RSS, referirse a un amigo y compartir en redes sociales.

Realiza encuestas y sondeos. Las encuestas o sondeos permiten obtener información de primera mano y conocer bien nuestro potencial target.  Pero, además, es una herramienta que puede generar esa sensación de ser escuchado y de que existe un compromiso por parte de la marca con sus clientes.

Las redes son fundamentales. No hay ninguna duda de que en muchos sectores, la mayoría, no estar en las redes es sinónimo de no existir. La presencia en ellas, desde Twitter hasta Linkedin, pasando por Instagram o Facebook, es imprescindible. No solo para ser visto, sino, y sobre todo, para facilitar la participación de los potenciales consumidores. Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es la existencia de comunidades. Crear una de ellas alrededor de una marca permite potenciar el compromiso de y con el cliente.

¿Cómo evaluar tu capacidad de engagement?

Para evaluar la efectividad del marketing de engagement, existen diversas métricas.

Usuarios activos mensuales. Cantidad de usuarios que interactúan activamente con un servicio, producto o canal de comunicación.

Frecuencia de utilización. Cuántos utilizan productos, servicios o valores añadidos de la marca, para así determinar la relevancia de los mismos y la recepción del cliente.

Menciones a la marca. Frecuencia con la que los consumidores hablan o mencionan tus productos o servicios o de la interacción con la empresa en general.

LifeTime Value (LTV). Valor total o utilidades que un cliente aporta a la empresa durante su relación con ésta. Cuanto más elevado, mayor efectividad señala.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Más en nuestra web