​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Si las cosas se tuercen, son muchos los emprendedores que arrojan la toalla y optan por el cierre de la startup. Sin embargo, los hay que no se dan por vencidos y optan por pivotar. Pero, ¿en qué consiste?

Nadie dijo que emprender fuera una tarea sencilla. Para conseguir que una startup progrese, celebre muchos aniversarios y acabe por alcanzar las metas con las que se fundó, será necesario una gran dosis de sacrificio, tesón y creatividad por parte de sus fundadores. Porque, al contrario de lo que se podría pensar, el ingenio del emprendedor debe de estar activo durante todo el proceso y no solo a la hora de configurar el producto o servicio que quiere llevar al mercado. Puede ocurrir que las cosas no salgan todo lo bien que los emprendedores habrían querido y, entonces, sea el momento de tirar nuevamente de ingenio para pivotar en lugar de darse por vencidos.

Pero, ¿qué significa realmente pivotar? Esta práctica, tan común en el universo startup, tiene múltiples formas y cada emprendedor la utiliza de la forma que considera más apropiada para su modelo de negocio. Uno de ellos, por ejemplo, se da cuando no funciona una funcionalidad concreta del producto que se ha lanzado al mercado. Otro puede ser poner el foco en uno de los aspecto que más potencial tenga el servicio que se ha creado. Algo así hicieron en su día los creadores de Instagram, que si bien querían abarcar multitud de aspectos en su red social, decidieron dar un mayor protagonismo a las imágenes. Y no les ha ido nada mal.

Otra startup que tambień tuvo que reinventarse en su momento fue Netflix. En su caso, tuvieron que pivotar para hacer cambios en su canal de distribución. Vieron que mandar películas en formato DVD vía correo postal no era lo más cómodo para sus suscriptores y decidieron entonces montar la plataforma que a conocemos actualmente, donde podemos consumir los contenidos vía ‘streaming’.

De lo que se trata es de repensar aquello que no termina de cuajar y adaptarlo a lo que exigen los clientes para que así acabe aportando al proyecto. Y este es, precisamente, uno de los factores claves de pivotar: escuchar al ‘target’, al público objetivo de aquello que pone la startup en el mercado, para que se adapte de la mejor forma a ellos.

Ir en sentido opuesto al que marca los comentarios de los clientes, algo que hacen ciertos emprendedores, no resulta lo más recomendable. Si piensan que su producto es excelente y que, más tarde o más temprano, aparecerá el público capaz de valorarlo, entonces habrán tomado la dirección equivocada y posiblemente les llevará rumbo al cierre Se trata de renovarse, de saber reorientar aquellos aspectos que menos cubren las necesidades de los posibles clientes, y así conseguir llegar a mucha más gente.

Reinventarse, ventajas en todos los sentidos

Para los inversores, que una startup en la que han invertido opte por pivotar en lugar de poner el cartel de “Cerrado” es siempre la mejor opción, puesto que para ellos supone una nueva oportunidad de recuperar la financiación que han aportado al proyecto. De ahí que los emprendedores deban demostrar en todo momento que tienen la mente abierta para aceptar los retos, poder implementar nuevos cambios a los productos o servicios que ofrecen y no darse por vencidos ante las adversidades que puedan surgir.

Además, un emprendedor tiene que jugar siempre con su reputación. Porque si bien alguno de sus proyectos puede fracasar, puede decidir embarcarse en otro y si quiere recurrir a los inversores que lo apoyaron en el primero, estos tendrán que valorar si realmente peleó hasta el final o se rindió pronto.

Con todo ello, la conclusión a la que podemos llegar es que, por muy mal que marchen las cosas sea culpa del motivo que sea, lo importante es perseverar. Y antes de que bajar los brazos y optar por el cierre, tratar de buscar soluciones que nos ayuden a encauzar nuevamente el proyecto hacía la senda del éxito.

pacto de socios startup

Artículos relacionados