​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Si te interesa ir rápido, apúntate al lean startup para que tu compañía crezca como es debido.

Al montar una startup no hay tiempo que perder: puedes planificar una estrategia a largo plazo, pero, por lo general, el modelo de funcionamiento de las empresas puramente tecnológicas suele ser más rápido que el de otros sectores.

Si estás metido en el sector, te interesa conocer la metodología lean startup, un término acuñado por Eric Ries basándose en la estrategia que hace varios años llevó a cabo Toyota para aligerar sus procesos productivos y ser más eficiente en la búsqueda de resultados empresariales. La filosofía lean startup se puede explicar, muy grosso modo, en tres conceptos clave:

  • Agilidad. Tu empresa tiene que moverse rápido, muy rápido. Si estás aquí es para ser consciente de que no puedes pensar en tu escenario dentro de cinco años, sino dentro de cinco meses. Cualquier cambio ha de ser ejecutado de manera ligera, y la estructura de tu empresa debe estar preparada para ello.
  • Barato. No cuentas con todos los recursos del mundo, precisamente, así que te conviene hacer experimentos rápidos, determinantes… y sobre todo baratos. No malgastes dinero en aquello que no te vaya a dar resultados muy a corto plazo.
  • Ensayo y error. Aquí hemos venido a jugar, ¿no? Pues de eso se trata: de experimentar todo lo que sea necesario hasta dar con la tecla adecuada. Eso sí, debes experimentar con la misma rapidez con la que te des cuenta de tus errores y los modifiques.

¿Estás convencido de aplicar la metodología lean startup a tu compañía? Te recomendamos que lo hagas en cuatro pasos:

  1. Analiza el mercado. Cualquier decisión que tomes debe estar respaldada por unos mínimos datos, así que conviene que antes de lanzar nada sondees el mercado, aunque sea de manera rápida, para testear tus posibilidades de conseguir un nicho concreto.
  2. Lanza un MVP. No te obsesiones con lanzar tu producto cuando esté listo al 100% y con un desarrollo monumental: en cuanto puedas lanza un Producto Mínimo Viable (MVP, por sus siglas en inglés) para que tus usuarios o clientes puedan empezar a valorar su utilidad y conveniencia.
  3. Mide rápido. Una vez que tu MVP esté en el mercado, debes medir su aceptación con la mayor rapidez posible. Solo así podrás saber si tiene sentido seguir el camino que te has marcado… o pegar un ligero volantazo.
  4. Pivota rápido. No te encapriches con tus ideas: si ves que tu MVP no está funcionando bien y que los datos no te respaldan, no te atrincheres, cambia tu modelo lo más rápido posible. Solo así podrás ir haciendo cambios hasta llegar a lo que finalmente quieres lanzar.

Si estás en la búsqueda de financiación para tu startup, conoce Emprendedores, el programa de inversión en startups de la Fundación Innovación Bankinter.

Artículos relacionados

Más en nuestra web

  • Tendencia
    Ciudades disruptivas

    Esta tendencia analiza la evolución de las ciudades en la próxima década, convirtiéndose en ciudades inteligentes y disruptivas.

  • Chris Meyer
    Chris Meyer

    CEO en Nerve LLC.