​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Si tienes una startup, hay conceptos financieros que debes conocer.

Si eres un emprendedor que comenzó su proyecto por un impulso innovador, deseoso de que el mundo conozca su compañía y lo que tiene que ofrecer, está claro que ese es un buen punto de partida. Pero no el único, y quizá ni siquiera el más importante.

Porque si tienes un perfil tecnológico o puramente emprendedor o de ventas, o de producto, dime, ¿quién va a llevar las finanzas de tu proyecto? Si ya tienes a un director financiero, genial, pero si no, es hora de que lo busques. Porque una gestoría podrá llevarte las facturas, pero en ningún caso podrá planificar tu estrategia económica.

Y es que hay conceptos financieros que debes conocer para que tu startup no se despeñe. Uno de ellos son las NOF. ¿No sabes lo que son? Atiende, que te interesa.

¿Qué son las NOF?

Las NOF son las Necesidades Operativas de Fondos. Esto es, básicamente, el dinero circulante que necesitas para que tu compañía no se quede sin dinero en sus flujos financieros del día a día.

Imaginemos que tienes, por ejemplo, un ecommerce. En ese caso dispondrás de varios activos:

  • El stock que te ha llegado de tus proveedores
  • El dinero que debes a tus proveedores por su inventario
  • El dinero que te deben tus clientes por las compras que están haciendo en tu portal

Las NOF son el dinero que tienes para financiar todo este juego y se calcula con una fórmula muy sencilla:

Existencias + Facturas a cobrar - Facturas a pagar = NOF

Pongamos que tu ecommerce está en un momento modesto e inicial: tienes 10.000 euros en stock, 5.000 en facturas a cobrar (las compras de tus clientes) y 7.000 euros en facturas a pagar (lo que debes a tus proveedores). En ese caso tendrás unas NOF de 8.000 euros (10.000+5.000-7.000), con lo que estarás en números positivos.

¿Cómo planificar tus NOF?

Casi siempre que hablamos de conceptos financieros de startups decimos que pueden correr peligro en las fases iniciales o de recesión. Y está claro que las NOF van a sufrir si las cosas van mal en la compañía, pero en este caso el crecimiento puede ser incluso peor y abocar a la startup a un punto (muy peligroso) de no retorno.

Y es que lo malo de que tu empresa crezca es que quizá se endeude demasiado. Siguiendo con el ejemplo del ecommerce, si las ventas empiezan a ir bien seguramente vayas necesitando más stock de productos, con lo que tu deuda con los proveedores aumentará considerablemente. Pero en caso de que un competidor te haga sombra o pierdas clientes, te quedarás con un stock que debes pagar con a saber qué dinero.

De hecho, incluso aunque tengas un mayor número de clientes, en esos casos también habrá más posibilidades de que tus cobrose se retrasen mucho. Demasiado, incluso, lo suficiente para que en un momento dado veas que tu empresa aparentemente va genial… pero no tienes dinero para pagar el género o a tus proveedores.

Lo importante, en definitiva es que planifiques bien tus NOF, aunque tu empresa vaya bien (incluso precisamente si va bien). Si no las tienes en cuenta y un día te las encuentras al descubierto, tu startup podría sufrir la peor muerte de todas: la muerte de éxito.

Artículos relacionados

Más en nuestra web