​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

Emprendedores 14 Mar 2019

Soft skills: la mejor inversión de una startup en la caza por el talento

Las habilidades técnicas pueden aprenderse, pero las competencias personales son más difíciles de desarrollar.

¿Buscas copilotos para tu proyecto? Identifica valores como la proactividad, la actitud y la comunicación en los profesionales que entrevistes.

Paso 1: identificar una necesidad y buscar una solución. Paso 2: decidirte a poner en marcha tu idea y constituir tu propia empresa. Paso 3: buscar al equipo adecuado que te ayude a crecer.

Encontrar talento para tu startup no es tarea fácil, y si ceñimos la búsqueda al sector tecnológico y a España, se convierte en un reto. A ello hay que sumarle la coyuntura de la empresa: si soy una startup que estoy empezando, ¿debo buscar perfiles técnicos o perfiles transversales? Si mis ingresos son bajos, ¿cómo puedo retener a los profesionales? ¿Qué debo buscar en mis futuros copilotos?

Las startups lo tienen claro: buscan perfiles con soft skills. Es decir, profesionales que hayan desarrollado sus competencias intra e interpersonales, como puedan ser la creatividad, su capacidad de reflexión, la inteligencia emocional, las habilidades comunicativas, la motivación, la curiosidad o la empatía.

¿Por qué son importantes este tipo de habilidades? Directivos de Glovo, Travelperk, Kemiex y Inflight VR aprovecharon la celebración del congreso de startups 4 Years From Now (4YFN) para repasar algunos conceptos clave en el momento de construir el equipo de una startup en la conferencia "Future talent for the new digital world", organizada por Esade.

La proactividad, la actitud, la comunicación y la voluntad de generar un impacto son cualidades que todo emprendedor debería buscar en los profesionales que formarán parte de su equipo. En primer lugar, las habilidades técnicas pueden aprenderse (con más o menos tiempo), pero las competencias personales son más difíciles de desarrollar. Contar con un equipo que esté capacitado para asumir nuevos retos, e incluso cambiar de rol en la empresa varias veces al año, es imprescindible en una startup que empieza, sobre todo si su producto o servicio está en constante evolución.

Invertir en personas con soft skills se traduce en muchas ventajas para tu startup. Por ejemplo, una comunicación fluida resulta clave en una empresa cuyo equipo está dividido entre España y Estados Unidos. Una persona curiosa y motivada puede identificar nuevos nichos de negocio. Una persona empática puede ser mucho más efectiva a la hora de identificar estrategias para relacionase con el cliente que un experto en business.

Las soft skills, además, son una ventaja competitiva frente a la automatización. Jack Ma, fundador de Alibaba, aseguraba en una conferencia en el World Economic Forum que este tipo de habilidades deberían aprenderse en la escuela. “No enseñes conocimientos basados en cosas de los últimos 200 años […] La educación es un gran desafío en la actualidad. Y si no cambiamos el modo en cómo educamos, tendremos grandes problemas en los próximos treinta años”, aseguraba en relación a las soft skills.

Fuente: Soft Skills FUNCLUB

Evidentemente, la actividad de tu startup condicionará por completo la composición de tu equipo. Si tu propuesta de valor es tecnológica, los perfiles técnicos serán imprescindibles y tu principal activo. El reto será encontrar el equilibrio entre unos perfiles y otros, pero no será el único con el que te encontrarás.

Los retos del talento

En 2020, más de un tercio de las habilidades técnicas que hoy en día son imprescindibles se verán reemplazadas por soft skills, según el informe The Future of Jobs, de World Economic Forum. Pero, ¿qué ocurre? Que detectar una soft skill no es tan fácil como comprobar si tu futuro empleado sabe programar.

Un estudio de LinkedIn, de hecho, expone que para las empresas es más difícil encontrar el perfil que necesitan en términos de soft skills (59%) que en función de las habilidades técnicas (53%). Por otro lado, el 58% de las empresas consultadas aseguró que la carencia de soft skills de sus empleados limitaba su productividad.

La retención de este talento también se antoja clave. La escasez de talento digital en España es una de las quejas más habituales entre las empresas (grandes y pequeñas), y muchas buscan la fórmula ideal para retener a los miembros de sus equipos. No te pierdas el post "Cómo tener motivado a tu equipo".

Durante la conferencia de Esade, en 4YFN, varios de los directivos presentes insistieron en las ventajas de trabajar en una startup. Por una parte, su estructura es menos rígida, por lo que el trabajador puede desarrollar su carrera en distintas áreas. Por otra parte, el equipo directivo trabaja codo con codo con el equipo, por lo que presentar propuestas y que te escuchen es mucho más fácil.

Para mantener el interés de los trabajadores, especialmente si vienen del extranjero, existen varias formas de incentivarlos. Pero estos emprendedores lo tienen claro: el mayor incentivo es que uno disfrute de lo que hace. Para ello, hay que crear un ambiente en el que todo el mundo se enfrente a un reto. 

Más en nuestra web