​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

No te autoengañes: que estés facturando mucho dinero no implica que realmente lo estés ganando

Lo vemos muy a menudo: startups que se deciden a anunciar públicamente sus datos financieros anuales… o, mejor dicho, los que más les conviene anunciar. En la mayoría de estos casos, la cifra hecha pública suele ser la misma: la facturación.

¿Por qué solo la facturación? Porque, en el mejor de los casos, los beneficios serán pocos; y en el peor, las cuentas tendrán un color rojo. Pero, ¿de verdad se puede facturar mucho dinero y tener pocos beneficios o ninguno? Por supuesto que sí, y hay algunos subsectores especialmente sensibles a ellos. Son algunos de los siguientes:

1. Ecommerce

Uno de los casos más claros. Si montas una plataforma de ecommerce, solo hay una forma de que puedas ser rentable pronto: que los productos que vendas hayan sido fabricados por ti. En la mayoría de casos pasa al revés: sueles vender productos que han sido desarrollados por otros.

En esos casos tienes un pequeño (pero previsible) problema: tus beneficios dependerán del margen que le saques a cada producto, restándole además los gastos de envío, el mantenimiento de la plataforma, etc. Además, los beneficios que saques quizá deban ser invertidos en nuevo stock, así que las cuentas se irán complicando.

2. Ticketing

De nuevo nos encontramos ante un modelo complicado. En la venta de entradas también te llevarás un porcentaje de lo que vendas, con lo que vender mucho no tiene por qué asegurarte estar en beneficios a final de año. La diferencia dependerá del volumen que vendas y los gastos que asumas en tu actividad diaria.

3. Delivery

En el delivery entran en juego muchos factores. Y es que no solo dependes de la comisión que te lleves de cada venta, sino que también afrontarás muchos gastos si, por ejemplo, el reparto a domicilio corre de tu parte. Tenlo en cuenta: antes de entrar en beneficios tendrás que desembolsar bastante dinero durante mucho tiempo.

4. Crowdfunding

Uno de los modelos de comisión por excelencia: si tienes un negocio basado en el crowdfunding, a tu cuenta de resultados solo irá un porcentaje que oscilará entre el 5% y el 10%. Eso sí, tendrás una ventaja frente a los modelos anteriores: no tendrás que afrontar tantos gastos.

Si tienes una startup y necesitas financiación, échale un vistazo al programa Emprendedores.

Artículos relacionados

Más en nuestra web