​Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Politica de cookies

El desarrollo de nuevas tecnologías presenta muchas ventajas, pero también genera algunas amenazas. ¿La tecnología genera desigualdad o la disminuye?

La tecnología tiene multitud de ventajas y nos hace la vida más fácil. Nos ayuda en el día a día, nos permite estar más conectados, automatiza tareas y hace procesos más eficientes. Sin embargo, cada vez son más las voces que alertan de la destrucción de empleos que conlleva el desarrollo de nuevas tecnologías, entre otros poblemas. Entonces, ¿la tecnología es una ayuda o una amenaza?

Para Adrian Wooldridge, editor jefe y columnista en The Economist, es las dos cosas. En la XXVII edición del Future Trends Forum sobre Desigualdad, afirmaba que, aunque la tecnología destruye empleo, es también una fuente de igualitarismo ya que permite a las masas que accedan a recursos que antes estaban limitados a la élite. Es decir, para Adrian, la tecnología ayuda a paliar la desigualdad en el mundo.

La tecnología no es un problema por sí misma, es un catalizador, para bien o para mal. Es la opinión de Soumitra Dutta, patrono de la Fundación Innovación Bankinter. Aunque a finales del siglo pasado pensábamos que la tecnología supondría una mejora de igualdad, mayor acceso a la información y mayor sensación de libertad, no todas las previsiones se han cumplido. De hecho, la brecha entre los países más desarrollados y los menos, ha crecido. La expansión de la tecnología móvil en países poco desarrollados es una excepción.

Otra consecuencia negativa de la digitalización es la aparición de nuevos monopolios, además de la citada destrucción de empleo. Sin embargo, históricamente el empleo neto se ha recuperado con el paso de los años ya que la aparición de nuevas tecnologías requiere de especialización, y la falta de trabajo ha motivado a la creación de nuevas ideas de negocio. En este punto, la formación y educación de los trabajadores es clave. Dado que la hiperconectividad y la globalización derivan en una democratización de oportunidades, ¿puede la educación online ser una pieza clave en el empleo del futuro?

Conoce las soluciones que ofrece la tecnología para acabar con la desigualdad en el informe: "Tecnología y Desigualdad: por un mundo más justo y próspero".

Más en nuestra web