3. Reinventando los espacios públicos

3. Reinventando los espacios públicos

El diseño urbano es la expresión física del momento histórico en el que vivimos. De la misma manera que durante el siglo XX las ciudades se volcaron con los coches ensanchando calles, construyendo carreteras y levantando parkings, puede que en el siglo XXI toque revisar esta estructura.

La aparición de cada vez más alternativas al coche, además del surgimiento de la movilidad como servicio (MaaS), apunta a que con el tiempo veremos cada vez menos vehículos en las calles.

La llegada del coche autónomo, cuya irrupción masiva se espera para 2040 o 2050, podría acentuar esa tendencia. El arquitecto y urbanista Carlo Ratti, por ejemplo, opina que los coches autónomos son de los pocos elementos que podrían cambiar el aspecto de las ciudades tal y como las conocemos.

Mucho del espacio ocupado por el tráfico no será necesario en un futuro, con lo que se puede dedicar a zonas verdes o públicas, como ya se está haciendo en algunas ciudades de Japón”, nos cuentan los expertos en la materia del Future Trend Forum.

Se calcula que, en ciudades como Madrid, los vehículos privados representan menos del 30% de los trayectos, pero ocupan el 80% del espacio de la ciudad.

El reencuentro con la naturaleza es uno de los elementos que más rápidamente afloran cuando se trata de imaginar qué usos darle al espacio monopolizado hasta ahora por los coches. “Uno de los grandes desafíos de las ciudades es re-ruralizar el centro urbano”, reflexiona Chris Luebkeman, director de Global Foresight de Arup. “Huertos urbanos, apicultura urbana… Los ciudadanos queremos comida orgánica y fresca que proceda de fuentes de confianza”, subraya el estadounidense.

Dedicar el suelo a estas iniciativas sería una vía de reconciliarnos con las ciudades.

Megatendencias ciudades: