10 años de Cloud Computing 

Hace ya una década, la Fundación de la Innovación Bankinter celebró un Future Trends Forum sobre Cloud Computing, elaborando una publicación que recogía el conocimiento de expertos mundiales en la materia, como Irving Wladawsky-Berger,(IBM o Peter Coffee (Salesforce).

reunion FTF 2010

Denominado como la tercera ola de las Tecnologías de la Información (tras los modelos de computación centralizada -mainframe- y cliente-servidor),  consiste en que cualquier cosa que pueda hacerse en informática puede trasladarse a la nube o lo que es lo mismo, a la Red. Este modelo implica el uso de recursos informáticos como un suministro más, igual que si se tratara de la electricidad o el teléfono. Estos recursos son ofrecidos por proveedores de cloud, que los gestionan en grandes centros de datos remotos y prestan servicio a múltiples clientes que acceden a ellos a través de cualquier dispositivo conectado a Internet.

El mercado de Cloud Computing era entonces de unos 20 mil millones de euros. Hoy, esa cifra se ha multiplicado por 10.

Según un informe de Gartner de abril de 2020, se estima que el mercado mundial de servicios de nube pública crecerá un 17,5% en 2019 hasta un total de 214,3 mil millones de dólares, frente a los 182,4 mil millones en 2018. 

Además de este crecimiento impresionante, estamos asistiendo a dos grandes cambios de paradigma en la computación: 

- La descentralización, con el surgimiento del Edge Computing, forzado por el surgimiento de la Inteligencia Artificial  y el Internet de las Cosas, 
- la “Nube Nativa”, donde los servicios, las funciones y las plataformas se vuelven intercambiables gracias al uso generalizado de código abierto y la estandarización de protocolos, módulos y funciones.

Muchas de las cosas que predijeron nuestros expertos se han ido confirmando y hoy nos encontramos con un mercado mucho más maduro, liderado por las grandes tecnológicas, con Amazon y su servicio AWS a la cabeza.

¿Qué cosas que decían nuestros expertos se han cumplido?

 - Dentro de la curva de adopción de las innovaciones tecnológicas, hace 10 años estábamos en la etapa de Early Adopters, donde sólo los más visionarios y los más innovadores habían emprendido el camino hacia la utilización del Cloud Computing. Nos encontrábamos en un punto en el que la tecnología todavía no contaba con la aceptación suficiente para que se pudiera hablar de una implantación mayoritaria. No obstante, los expertos coincidían en que esa situación estaba a punto de cambiar porque la tecnología había madurado lo suficiente y se había establecido una industria fuerte, con jugadores como Google, Microsoft, Salesforce, IBM o Amazon. 

 - Nuestros expertos decían que los beneficios para las empresas parecían demasiado atractivos a priori como para ser ignorados, especialmente en el caso de las pequeñas y medianas empresas, para las que el Cloud Computing suponía una democratización del poder de la tecnología. Y así se ha venido demostrando. Según GlobalDots, el 77% de las empresas tienen al menos una aplicación o una parte de su infraestructura informática empresarial en la nube.

- Las Administraciones Públicas tenían la oportunidad, según nuestros expertos, de migrar a la nube servicios para los ciudadanos, no sólo para ahorrar costes, sino para dar un servicio más conveniente al ciudadano. Muchas administraciones han ido a un modelo de Open Data y se ofrecen a día de hoy una multitud de trámites que pueden realizarse online. En el caso español, el Cloud Computing, según un análisis de AdjudicacionesTIC, sigue creciendo a enorme ritmo: durante 2018 se adjudicaron 83 proyectos por valor de 32 millones de euros aproximadamente, mientras que en 2017, se invirtieron 16,7 millones de euros en 50 proyectos.

- El Cloud Computing, más allá de convertir costes fijos en costes variables, iba a ser un catalizador de innovaciones sociales y nuevos modelos de negocio y nuestros expertos apuntaban a la llamada economía colaborativa. Uber o Airbnb, se han beneficiado de la enorme difusión de los teléfonos inteligentes y del modelo de negocio del Cloud Computing. Muchas de estas compañías han construido imperios globales simplemente tomando negocios existentes, como taxis, entrega de alimentos y hoteles, y haciéndolos móviles. Algunas de las nuevas empresas que no existían entonces, ya se han convertido en gigantes: Uber, por ejemplo, tiene una valoración de 50 mil millones de euros. España no ha sido ajena a este tipo de modelos y quizás el ejemplo más paradigmático sea Cabify, habiendo también una fuerte implantación de otros modelos europeos como BlaBlaCar (Francia) o Deliveroo (Reino Unido).

- Los expertos del Future Trends Forum coincidieron en 2010 que el futuro del Cloud Computing dependía de que la oferta de servicios se especializara y de que el usuario pudiera personalizarla. Mientras una gran mayoría de proveedores ofrecía un amplio catálogo de servicios cloud integrados, todavía quedaban por ver otros que se especializasen más en áreas determinadas, como es el caso de Salesforce o NetSuite. Hoy en día se está produciendo una hibridación y coopetición de actores nunca vista en el mundo de las TICs: 

- Los expertos del Future Trends Forum coincidieron también en que las barreras a salvar eran la falta de estándares y uso de código abierto, la posible falta de confidencialidad de los datos y de seguridad frente a ciberataques. En estos tres frentes se ha avanzado muchísimo con iniciativas como la Open Container Initiative y la CNCF - Cloud Native Computing Foundationen el ámbito de la estandarización y el código abierto o la Cloud Security Alliance y las regulaciones internacionales como el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) e iniciativas públicas como el FedRAMP (Federal Risk and Authorization Management Program ) en EE.UU. en el ámbito de la seguridad.