Tipos de nube - Cloud Computing

Tipos de Nubes

Los tipos de nube en el Cloud Computing han evolucionado mucho en la última década. 

Uno de los condicionamientos para categorizar a las nubes era sus opciones de acceso:

Nube pública: Las nubes públicas son la forma más común de implementar la computación en la nube. Los recursos en la nube (como servidores y almacenamiento) son propiedad y están operados por un proveedor de servicios en la nube externo y se entregan a través de Internet. Microsoft Azure es un ejemplo de una nube pública. Con una nube pública, todo el hardware, el software y demás infraestructura de soporte es propiedad y está administrada por el proveedor de la nube.


Nube privada: Una nube privada consiste en recursos informáticos utilizados exclusivamente por una empresa u organización. La nube privada puede ubicarse físicamente en el centro de datos de la empresa u organización, o puede ser alojada por un proveedor de servicios externo. Pero en una nube privada, los servicios y la infraestructura siempre se mantienen en una red privada y el hardware y el software se dedican exclusivamente a la organización que la posee.


Nube híbrida: Las nubes híbridas combinan nubes privadas con nubes públicas para que las organizaciones puedan aprovechar las ventajas de ambas. En una nube híbrida, los datos y las aplicaciones pueden moverse entre nubes privadas y públicas para una mayor flexibilidad. Por ejemplo, puede usarse la nube pública para aplicaciones de alto volumen y menor seguridad, como el correo electrónico basado en la web, y la nube privada (u otra infraestructura local) para operaciones sensibles y críticas para el negocio, como los informes financieros. En una nube híbrida también se puede utilizar la nube pública como una extensión de la privada ante picos de demanda, como en un evento estacional.

 

El aumento de la movilidad de usuarios y recursos, la migración continua de aplicaciones en la nube y la aparición de amenazas cada vez más sofisticadas están llevando a las organizaciones hacia la adopción de la nube híbrida.

Los principales proveedores de la nube se están centrando en mejorar su presencia en el espacio de la nube híbrida. Por ejemplo, en octubre de 2018, IBM adquirió Red Hat, lo que ha ayudado a IBM a obtener acceso a una mayor base de clientes y a la variada oferta de servicios que tenía Red Hat en la nube.

A día de hoy, surge con mucha fuerza el concepto de Multicloud.

Multicloud: No debemos confundir los conceptos de "Multicloud" y "nube híbrida". La “nube híbrida” ha significado tradicionalmente la combinación de infraestructura de nube privada (ya sea local o alojada en una instalación externa) y pública, con herramientas de orquestación utilizadas para implementar cargas de trabajo y administrar el equilibrio entre las dos, empleando recursos de nube pública para cubrir demandas puntuales de requisitos de cómputo y / o almacenamiento, por ejemplo.
"Multicloud", por el contrario, tiene más énfasis estratégico, y describe cómo las empresas usan múltiples proveedores en la nube para cumplir con diferentes requisitos técnicos o comerciales. En su forma más granular, Multicloud significa aplicaciones nativas de la nube creadas a partir de contenedores y microservicios que utilizan servicios de diferentes proveedores de la nube.

 

El Cloud Computing ha sido el gran impulsor de una nueva forma de entender la informática, desde la programación a la gestión de aplicaciones. Hemos visto en los últimos años cómo estamos pasado de las máquinas virtuales (VM) a los contenedores. 

Edge Computing: Por último, estamos asistiendo a un fenómeno denominado Edge Computing (que podríamos traducir como Computación Perimetral), que consiste en mejorar el procesamiento de datos en los sistemas informáticos basados en la nube al realizarlo en el borde de la red, más cerca de la fuente de datos. 
El Edge Computing surge de la necesidad de procesamiento en tiempo real, con la mínima latencia posible y evitando problemas de conectividad en soluciones de IoT (Internet of Things)) que necesitan aplicar algoritmos de Inteligencia Artificial y responder de inmediato.

Ejemplos de esto los encontramos en los vehículos autónomos, en aplicaciones de realidad aumentada o en las Ciudades Inteligentes.
Toda la información generada por los sensores y controladores IoT, como los existentes en robots industriales, vehículos inteligentes, industria inteligente y ciudades inteligentes, ya no necesita enviarse directamente a la nube. Llevaría mucho tiempo enviar ingentes cantidades de datos para su procesamiento en servidores ubicados por todo el mundo. El Edge Computing permite almacenar, analizar y procesar todos esos datos en las inmediaciones donde se generan.

Con la llegada del 5G (la quinta generación de tecnologías de telefonía móvil), se está creando una arquitectura de Edge Computing que pretende aprovechar todas las ventajas de esta tecnología, denominada MEC (Mobile Edge Computing).


Entre el Cloud Computing y el Edge Computing, surge el Fog Computing, que actúa como enlace entre ambos mundos. Podríamos considerar el Fog Computing como la estrategia de ubicación de los recursos informáticos (hardware, software, aplicaciones) allá donde mejor sea la ratio precio-prestaciones-criticidad. 
 

Por acabar el repaso del tipo de nubes, el estado del arte actual está contemplando también lo que ya se denomina Cloud of Things, que consiste en aprovechar la potencia de miles de millones de dispositivos para que, en momentos de inactividad, pueda ser utilizada para dar servicios a terceros. Ya veremos cómo se desarrolla este concepto cuando 5G esté ampliamente desplegado y se vea viable el desarrollo de las necesarias herramientas de orquestación / coordinación.

 

  • Tipos de nubes
    Tipos de nubes

    Diferentes tipos de nubes del Cloud Computing

    Ver más
  • Servicios de Cloud Computing
    Servicios

    Servicios facilitados en el Cloud Computing

    Ver más
  • Codigo Abierto Cloud Computing
    Código Abierto

    Cloud computing facilita el desarrollo de aplicaciones

    Ver más