Impacto Cloud Computing

Para hacernos una idea de la salud del Cloud Computing, nos basta con comprobar las valoraciones de las principales compañías de Cloud Computing y los movimientos más significativos:

Hace una década, no había ninguna empresa de nube privada valorada en mil millones de dólares. Hoy, hay 55 unicornios (Unicornio Tecnológico se refiere a las empresas tecnológicas que alcanzan un valor de mil millones de dólares en alguna de las etapas de su proceso levantamiento de capital) en la nube privada. Si incluimos las 44 empresas de nube pública adicionales, hay 99 jugadores de nube valorados en más de mil millones. Lo realmente notable del ecosistema de la nube no es solo el tamaño del mercado, sino también su interdependencia: en el último año se han gastado más de 90 mil millones de euros en grandes fusiones y adquisiciones (las más sonadas, la compra de Red Hat por IBM (30 mil millones de euros), la adquisición de GitHub por Microsoft (casi 7 mil millones de euros) y SendGrid uniéndose a Twilio (2,6 mil millones de euros).

Muchas de las grandes innovaciones en modelos de negocio y en nuevos servicios no hubieran sido posibles sin que existiera el Cloud Computing. Lo más importante no es el ahorro de inversiones, que también, sino

  • el acceso a la tecnología más puntera de manera inmediata,
  • la facilidad para abordar proyectos de innovación abierta con colaboraciones muchas veces en modo coopetición.
  • y la facilidad para pivotar las soluciones en función de la demanda, casi en tiempo real.

La denominada “Transformación Digital”, o también “Cuarta Revolución Industrial” no estaría siendo posible sin un modelo como el de Cloud Computing. De hecho, diversos estudios y encuestas resaltan que la Transformación Digital a la que se enfrentan las empresas e instituciones es el principal factor de crecimiento del Cloud Computing.

Según Forrester, el Cloud Computing es una de las tendencias más disruptivas de los últimos 15 años en el mercado tecnológico. Se espera que las iniciativas en la nube representen el 70% de todos los gastos tecnológicos para 2020.

El Cloud Computing está entrando en una fase de estandarización y una mayor compatibilidad; un signo de madurez en cualquier sector tecnológico. La infraestructura de la nube (pública, privada, híbrida o Multicloud) está cada vez menos aislada, lo que permite que las cargas de trabajo sean más portátiles y los flujos de datos más móviles. Esa estandarización se debe en gran parte gracias al movimiento de código abierto.

Impacto de Cloud Computing