Skip to Content
Acceso al espacio

Democratizacion del acceso al espacio

Hoy por hoy acceder al espacio es caro, ya sea para colocar en órbita un satélite, para enviar una sonda rumbo a otro lugar del sistema solar, o para llevar a cabo experimentos en órbita terrestre o más allá de ella.

Quien consiga abaratarlo tiene una oportunidad de negocio que los expertos reunidos en el foro creen que puede tener tanto como 1.500 millones de usuarios potenciales repartidos entre institutos y universidades, empresas y emprendedores, gobiernos, instituciones dedicadas a la investigación, operadores de infraestructuras críticas, ya sean gobiernos o no, e incluso de ciudadanos particulares que quieran disfrutar del turismo espacial.

Factores que pueden influir en él son:
   - La necesidad de educar al público para que sea consciente de que están surgiendo un montón de oportunidades que antes no había y de que los precios están bajando.
   - Disponer de infraestructuras que fomenten la innovación y que dejen claro a los interesados que el espacio ya no es algo inalcanzable.
   - Tener acceso a lanzadores –empresas como SpaceX, Rocket Lab o PLD Systems, que tienen ya en el mercado o están desarrollando lanzadores con precios más asequibles que los anteriores y/o con menores tiempos de espera están empezando a demostrar la validez de este segmento del mercado.
   - Alternativamente, facilitar el acceso a datos que se generan en el espacio también es una opción de cara a que cada vez más personas puedan usarlos.

Pero Esther Dyson comentaba durante la celebración del foro que uno de los desafíos a los que se enfrenta la humanidad actualmente es el de trascender los países y comprender de una vez por todas que somos un planeta; quizás conseguir esta democratización del acceso al espacio pueda ser un primer paso en ese sentido.

 

Más oportunidades