Skip to Content
Conectividad Global

Conectividad Global

Con unos 3.000 millones de personas –poco menos de la mitad de la población mundial– sin acceso a servicios de telecomunicaciones, ya sean de voz o de datos, la oportunidad de darles cobertura representa una enorme oportunidad de negocio. Se trata además de un grupo de población distribuido de manera bastante uniforme por todo el mundo, aunque con especial concentración en África, América del Sur y Asia, así que gobiernos de todo el mundo pueden estar interesados. Esto puede tanto facilitar las cosas como ser una posible fuente de problemas, ya que habrá que lidiar con distintas normativas en casi cada uno de ellos.


Es un mercado que técnicamente puede estar cubierto tanto por satélites en órbita media como en órbita GEO. Los satélites en órbita GEO son adecuados para sistemas de difusión de televisión o datos en los que no se espera gran interactividad o que no sean en tiempo real, ya que al estar a más de 36.000 kilómetros de altitud el tiempo que tardan las señales en ir y volver causa unos retardos de cerca de un cuarto de segundo. Para servicios sin esos tiempos de latencia la solución es utilizar satélites en órbita media, pues al estar mucho más bajos los retardos son prácticamente despreciables. Pero a cambio son necesarias constelaciones de satélites para ofrecer cobertura permanente, pues no pueden permanecer sobre una zona determinada como los que están en órbita GEO.

Pero en los últimos años se habla cada vez más de pseudo satélites de gran altitud (HAPS por sus siglas en inglés) como por ejemplo el Zephyr de Airbus, un avión eléctrico con paneles solares diseñado para permanecer meses en el aire sobre una zona determinada, aunque también hay proyectos para montar plataformas de este estilo utilizando dirigibles. Tienen la ventaja frente a los satélites de que son más baratos de desplegar y de que los retardos de las comunicaciones son aún menores, por no hablar de que se les puede hacer aterrizar para su reparación y mantenimiento. El problema es que son una idea que todavía no está demasiado probada.

Y también está la opción de combinar satélites en distintas órbitas con HAPS para hacer despliegues más rápidos y/o adecuados a las necesidades de algunas zonas difíciles de alcanzar mediante cobertura vía satélite y que no tengan una densidad de posibles usuarios lo suficientemente alta como para justificar la inversión.

Para poder ser competitivos en este mercado es importante tanto que el coste de los terminales de usuario como el precio de los servicios sean asequibles, pues muchos de sus potenciales usuarios están en países en vías de desarrollo o en el tercer mundo. Esta necesidad de bajar los costes es un desafío extra. También lo es el sistema de cobro, pues a menudo no va a haber infraestructuras que lo soporten fácilmente.

Space is digital

Conference of Juan Tomás Hernani, CEO of Satlantis, in the 31ST meeting of the Future Trends Forum. In his speech, Juan Tomás explains how the digital revolution has come also to the space. Not only in the management of supply and demand, but also in terms of technology that facilitates the space access or the creation of a new paradigm for the commercialization of space .

Mas oportunidades