Producción de proteínas

Satisfacer la creciente demanda mundial de proteína, es un factor de riesgo en el contagio de COVID-19.

La agricultura intensiva, que pretende cubrir la creciente demanda mundial de proteína animal es un importante factor de riesgo en el contagio del COVID-19. Este tipo de producción agrícola supone un mayor contacto entre las personas y los animales, lo cual aumenta el riesgo de enfermedades zoonóticas como el COVID-19.

 

La finalidad de un sistema alimentario exitoso y sostenible es proporcionar una nutrición de calidad mundial

Con el mundo enfrentando los desafíos del crecimiento de la población, unos patrones de consumo insostenibles, el cambio climático y una reciente pandemia, es evidente que la democratización de la nutrición supone el siguiente hito en el ámbito alimentario.

La innovación es urgente en todos los sectores que producen fuentes alimentarias proteicas, especialmente en los sectores más tradicionales como la ganadería, acuicultura y pesca.

Las estrategias de innovación tecnológica han permitido la investigación y desarrollo de nuevas fuentes de proteínas, que provienen de algas, hongos, bacterias e insectos que marcarán las nuevas tendencias en la alimentación del futuro.

Sara apuesta por un trabajo conjunto para desarrollar un nuevo sistema proteico que haga uso de la ciencia, la tecnología, la inversión y la innovación para ofrecer los mayores beneficios para la salud humana y planetaria al tiempo que reduce el consumo de recursos.

En el marco de FoodShot 2 y como parte de un compromiso a largo plazo con la nutrición, se desarrolló Precision Protein, que busca desarrollar un sistema de obtención de proteínas alineado con la salud humana y planetaria

 

La resiliencia y la sostenibilidad en el contexto de la inversión en el sistema alimentario.

La sostenibilidad requiere que los agricultores generen ganancias y puedan salir adelante.

La resiliencia requiere que la biodiversidad y las cadenas de suministros puedan resistir los golpes de las pandemias y del cambio climático.

Para Eckhouse el principio se basa en un mayor compromiso e inversión por parte de las entidades públicas, empresas multinacionales y gobiernos para cambiar el sistema global de alimentación.  

Cuando las empresas y sus accionistas consideren la sostenibilidad como algo fundamental para su supervivencia, podremos obtener el nivel de inversión necesario para efectuar cambios transformadores.